Hablando en plata
Jun 27, 2008
Luis Pazos

Pinochos con fuero

La calumnia ha jugado un papel importante en la historia política. Su daño es tan grave que es considerada falta grave en los Diez Mandamientos, base de la ética Judeocristiana; sin embargo, para quienes la ética es cosa del pasado, en aras de llegar al poder justifican levantar falsos testimonios y mentiras.

Un diputado de uno de los partidos que se opone radicalmente a la Reforma Energética, denunció que el Ejecutivo Federal ofrecía millones de dólares a los diputados que votaran a favor de dicha reforma. En una rueda de prensa los medios de comunicación le pidieron pruebas de sus afirmaciones. Se hizo “bolas” y no presentó ninguna. Simplemente dijo que había oído a alguien decir eso y quedó en un completo ridículo. Esa calumnia, que pareciera una simple declaración irresponsable, es parte de una estrategia que desde el sexenio pasado han utilizado radicales del PRD, PT y Convergencia. Ante la falta de argumentos contra una reforma o para “quemar” a algún funcionario o adversario en una elección, utilizan la calumnia.

 

La afirmación de ese diputado opositor a la reforma fue proferida con mala intención o “mala leche”. Él sabe que la calumnia algo deja en el ambiente y permite a los corifeos de esos partidos, tomar como un hecho cierto esa afirmación irresponsable para, ante la falta de argumentos serios, tratar de desacreditar la Reforma Energética. Muchos ciudadanos que escucharon o leyeron superficialmente la noticia de esas declaraciones, pueden caer en el garlito y pensar que el Gobierno Federal buscaba comprar diputados.

 

La calumnia ha jugado un papel importante en la historia política. Su daño es tan grave que es considerada falta grave en los Diez Mandamientos, base de la ética Judeocristiana; sin embargo, para quienes la ética es cosa del pasado, en aras de llegar al poder justifican levantar falsos testimonios y mentiras.

 

Si los opositores a las reformas realmente quieren aportar algo, que dejen las calumnias y las afirmaciones sin sustento. Y que, como lo hago en el libro “Los dueños de PEMEX”, aporten cifras, argumentos y documentos para elevar el nivel de un debate tan trascendente para todos los mexicanos. Hacen falta diputados de oposición con categoría, mesura y conocimientos y sobran los pinochos irresponsables que, ante la falta de argumentos, utilizan la mentira como estrategia política.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El gobierno es un mal necesario

Thomas Paine
Entrar
Encuesta de la semana
¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
Artículos recientes...
Asuntos Capitales
• Inversión Fija Bruta
Víctor Hugo Becerra
• López Obrador: La gran estafa
Arturo Damm
• Consumo solidario
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos
Arturo Damm
• Domingo, día clave
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria