LUNES, 30 DE JUNIO DE 2008
Petróleo, precios y restricciones presupuestales

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Cuando un país que exporta petróleo entiende los “altos precios” del crudo como una oportunidad para aflojar las restricciones presupuestales está conspirando contra sus propios intereses, al derrochar un recurso clave para su desarrollo.”


Una restricción presupuestal blanda es aquella en la que un consumidor, una empresa o un país entienden que un exceso en sus gastos, respecto de sus ingresos, puede permitirse porque hay una instancia externa (gobierno, papás complacientes y adinerados) que solventará dicho exceso.

 

Venezuela otorga un subsidio desorbitado a la gasolina que se comercializa en su territorio. Desde hace 11 años (1997) no ha aumentado el precio.

 

¿Cuál es la magnitud del subsidio?

 

Con lo que hoy, junio de 2008, cuesta un litro de gasolina en Holanda usted puede comprar ¡53 litros de gasolina en Venezuela!

 

Con lo que hoy, junio de 2008, cuesta un litro de gasolina en Estados Unidos usted puede comprar ¡24 litros de gasolina en Venezuela!

 

Con lo que hoy, junio de 2008, cuesta un litro de gasolina en México usted puede comprar 15.3 litros de gasolina en Venezuela.

 

(Los precios de referencia, por si usted desea hacer otras comparaciones, son: 2.38 dólares por litro en Holanda; 1.08 dólares por litro en Estados Unidos; 0.69 dólares por litro en México y 0.045 dólares por litro en Venezuela).

 

Hugo Chávez, presidente de Venezuela, dijo el viernes que no aumentarán los precios de la gasolina en su país a despecho de lo que digan los precios internacionales y los costos de producción en que incurre el gobierno de Venezuela –a través de su petrolera nacional- para ofrecerla, porque “es un tema de soberanía” y porque “somos un país petrolero”.

 

En este caso los venezolanos disfrutan (¿?) de una restricción presupuestal blanda (vía los subsidios extraídos de la renta petrolera) que sólo puede conducir a la ruina. El ablandamiento de las restricciones presupuestales propicia el desperdicio de recursos e inhibe la innovación, el desarrollo y la adopción de nuevas tecnologías para vivir mejor. La restricción presupuestal dura –expresada por los precios reales del mercado- es el mejor incentivo para progresar.

 

Nueva formulación del principio de Say: Los subsidios crean su propia demanda galopante que conduce a una economía de escasez (János Kornai).

 

¿Conclusión? Los holandeses viven y vivirán mejor que los venezolanos.

• Petróleo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus