VIERNES, 30 DE DICIEMBRE DE 2005
Riqueza intervenida

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Rigoberto Stewart







“La valoración de los bienes es enteramente subjetiva, individual. De ahí que cuando se imponen valores distintos de los de cada persona, el sistema genera menos riqueza.”


En el sistema de especialización e intercambio los bienes son producidos por aquellos que lo hacen mejor y, luego, se transfieren a los individuos que los valoran mejor; por eso, la mayor parte de la riqueza es generada a través del proceso de intercambio. Ahora, la valoración de los bienes es enteramente subjetiva, individual. De ahí que cuando se imponen valores distintos de los de cada persona, el sistema genera menos riqueza. Veamos.

 

En la columna anterior señalamos que, con el intercambio, la riqueza de Alberto, Carlos y Fernando pasó de 90 kg de arroz, carne y fríjol, respectivamente, al equivalente de 330 kg de arroz, carne y fríjol, respectivamente. Con solo el intercambio, la riqueza de cada uno se multiplicó por 3,67; y la riqueza total (suma de los tres) por 11.

 

Intervención uno. Lo anterior se dio con un término de intercambio voluntario de un kg por un kg para todos los bienes. Ahora, supongamos que para “favorecer” al productor de carne, el gobierno fija los términos siguientes: 10 kg de arroz por kg de carne; 5 kg de fríjol por kg de carne, y 3 kg de arroz por kg de fríjol. Veamos los resultados.

 

Como el dueño del arroz solo estaba dispuesto a dar 5 kg de arroz por cada kg de carne, no se intercambia arroz por carne. En el caso del fríjol, como Fernando estaba dispuesto a dar 5 kg por cada kg de carne, termina por intercambiar 30 kg de fríjol por 6 kg de carne. Y Alberto intercambia 30 kg de arroz por 10 kg de fríjol. Así, después del intercambio, Alberto se queda con 60 kg de arroz y 10 kg de fríjol; lo cual equivale a 110 kg de arroz. Carlos se queda con 30 kg de fríjol y 84 kg de carne; todo lo cual equivale a 234 kg de carne (150 + 84). Fernando se queda con 6 kg  de carne, 50 kg de fríjol y 30 kg de arroz; todo lo cual equivale a 230 kg de fríjol. En los tres casos, la riqueza se reduce con respecto a la situación original; o sea, la de no intervención. El que más perdió fue Alberto.

 

Intervención dos. Supongamos que al ver los pobres resultados, el gobierno recapacita y fija los siguientes términos: 5 kg de arroz por kg de carne; 3 kg de fríjol por kg de carne, y 2 kg de arroz por kg de fríjol. Así, Alberto intercambia 20 kg de arroz por 4 kg de carne; Fernando intercambia 18 kg de fríjol por 6 kg de carne; y Alberto entrega 20 kg de arroz por 10 kg de fríjol. Después de estos intercambios, Alberto se queda con 50 kg de arroz, 10 kg de fríjol y 4 kg de carne; todo lo cual equivale a 120 kg de arroz. Su riqueza mejora con respecto a la intervención uno. Carlos se queda con: 18 kg de fríjol, 20 kg de arroz y 80 kg de carne; todo lo cual equivale a 270 kg de carne (90 + 100 + 80). Su riqueza mejora con respecto a la intervención uno. Fernando se queda con 6 kg de carne, 62 kg de fríjol y 20 kg de arroz; todo lo cual equivale a 192 kg de fríjol. Su riqueza empeora con respecto a la intervención uno. En los tres casos, la riqueza se reduce con respecto a la situación de no intervención.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus