LUNES, 28 DE JULIO DE 2008
Doña Blanca, ¡qué bárbara!

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Arturo Damm







“Es preocupante que una senadora, cuya tarea es hacer leyes, muchas de las cuales tienen que ver con la actividad económica, muestre tal ignorancia en materia tributaria, y tal ingenuidad en su lucha por la equidad de género, como si esa equidad se lograra no cobrándoles impuestos a las mujeres.”


Estuve fuera una semana, a lo largo de la cual, ¡literalmente!, me desconecté, por lo que no me enteré de lo que sucedió, o dejó de suceder, en materia política y económica en el país. Regreso y, ¡ni modo!, a ponerme al día, por lo que me entero que en mayo la actividad industrial registró, en términos anualizados, una baja de 1.2 por ciento; que a lo largo del primer semestre del año se crearon, en el sector formal de la economía, 289 mil 874 nuevos empleos, siendo que en el mismo lapso de 2006 y 2007 se crearon, respectivamente, 521 mil 145 y 442 mil 405; que en junio la tasa de desempleo abierto fue 3.55 por ciento de la población económicamente activa, habiendo sido 3.26 y 3.33 en 2006 y 2007; que el Banco de México decidió aumentar, con el fin de “mantener bien ‘ancladas’ las expectativas de inflación”,  de 7.75 a 8.00 por ciento la Tasa de Interés Interbancaria a un día, por citar lo más sobresaliente en materia de economía, razón por la cual este artículo debería tratar alguno de estos temas, por ejemplo, el del impacto del aumento en la tasa de interés en las expectativas de inflación de los agentes económicos o, todavía más importante, en el bolsillo de los deudores. Pues sí, de eso debería tratar este Pesos y Contrapesos, pero tratará de algo que, bien visto, resulta más preocupante que la menor creación de empleos o el aumento en la tasa de interés, muestra de la total y absoluta ignorancia que, en materia de economía, muestran algunos legisladores. (¿Serán solamente algunos?)

 

Me refiero a la propuesta de la legisladora panista, Blanca Judith Díaz Delgado, presidenta de la Comisión de Equidad y Género de la Cámara de Senadores, para gravar con tasa cero, en materia del IVA, los artículos de uso exclusivo, y regular, por las mujeres, tales como toallas sanitarias, pantimedias, cosméticos, etc., con el fin de fortalecer los programas en apoyo de la mujer, todo lo cual no deja de ser un enorme despropósito, que apunta en la dirección equivocada, hacia la exención de impuestos al consumo, cuando lo correcto es avanzar hacia el impuesto único (ni uno más), homogéneo (la misma tasa en todos los casos: en todos), universal (sin excepción de ningún tipo: de ningún tipo), no expoliatorio (para que su cobro no degenere en un robo con todas las de la ley), al consumo (no al ingreso, no al patrimonio: al consumo), siendo que lo propuesto por la senadora panista, gravar con tasa cero, en materia del IVA, los artículos de uso exclusivo, y regular, por las mujeres, apunta en la dirección contraria, que en esta caso es, además, la equivocada.

 

¿Qué los legisladores panistas no reciben cursos básicos de economía que los “vacunen” contra la ignorancia en la materia? ¿O será que eso - gravar con tasa cero, en materia del IVA, los artículos de uso exclusivo, y regular, por las mujeres -, es lo que los panistas han llegado a entender por humanismo económico, que es, en materia de economía, su propuesta institucional, tal y como se lee en la Proyección de Principios de Doctrina del Partido Acción Nacional, en su edición más reciente, la del 2002?

 

Es preocupante que una senadora, cuya tarea es hacer leyes, muchas de las cuales tienen que ver con la actividad económica, muestre tal ignorancia en materia tributaria, y tal ingenuidad en su lucha por la equidad de género, como si esa equidad se lograra no cobrándoles impuestos a las mujeres. Porque, ya por ese camino, si se ha de exentar del pago de impuestos al consumo femenino regular, ¿por qué no también exentar la generación regular de ingreso de parte de las mujeres? ¡Vamos!, ¿por qué no ir más allá y demandar, en nombre de la equidad de género, no solamente la exención de impuestos, sino el otorgamiento de subsidios al consumo femenino regular? ¿Y a la generación regular de ingreso de parte de las mujeres? Sí doña Blanca, ¡échele imaginación!

• Populismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus