LUNES, 28 DE JULIO DE 2008
¿Más burocratismo en PEMEX?

¿Usted cree que el T-MEC será aprobado por el congreso estadounidense este año?
No
No sé



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El crimen de Bavispe, Sonora

Arturo Damm
• La causa del crecimiento

Arturo Damm
• Comercio exterior

Víctor Hugo Becerra
• ¿EL T-MEC está muerto?

Arturo Damm
• De mal en peor

Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Ya francamente no sé qué clase de nuevo monstruo estatal se creará. Lo cierto es que el petróleo mexicano seguirá secuestrado por políticos y burócratas. Los mexicanos les importamos un cacahuate a los reformadores gubernamentólatras.”


Ya no entiendo, ¿qué clase de adefesio están construyendo con la dizque reforma energética? Sí, ya los priístas metieron su cuchara estatista. El PAN, como siempre, lleno de optimismo. Qué ingenuos.

 

La propuesta de reforma a PEMEX de Calderón es de por sí insuficiente y no deja nada de beneficio a los consumidores mexicanos. La nueva propuesta priísta no sólo no mejora la propuesta de Calderón, sino que le mete más burocracia, más estatismo al funcionamiento de PEMEX. Me explico.

 

De entrada se pretende crear nuevos organismos estatales (o sea nuevos entes que chupen recursos del contribuyente) que operen y controlen el proceso de refinación y transformación de petroquímicos. Sigue sin entenderse que es más eficiente que la refinación y la petroquímica estén operadas por particulares que compitan por ganarse al consumidor. Sigue sin entenderse que la industria petroquímica más avanzada es privada y está asentada en países que no tienen petróleo.

 

Pero lo peor, se pretende someter a la paraestatal al escrutinio burocrático de la Secretaría de la Función Pública y del Congreso.

 

Hoy día de por sí es una auténtica pesadilla para muchos funcionarios y empresarios el cumplir con la sobreregulación gubernamental. Cuando los particulares hacen trabajos para las paraestatales de por sí tienen que hacer frente a una serie de requisitos y regulaciones federales, estatales y municipales que entorpecen e inhiben la posibilidad de que los empresarios canalicen rápida y oportunamente sus recursos a inversiones tan reguladas. Por otro lado, los funcionarios responsables de coordinar los proyectos no se sienten seguros de firmar los permisos ó las licitaciones para no tener problemas posteriores y enfrentar la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos.

 

Parte de la propuesta priísta quiere combatir la corrupción con más regulación. Eso no funciona. Si se desea que PEMEX opere eficientemente y con transparencia, basta con hacerla pública, que se le permita cotizar en bolsa, y por tanto, hacer públicos sus estados financieros sometiéndola automáticamente al escrutinio de los mexicanos, no de los burócratas y políticos.

 

Ya el sólo hecho de que el PRD (no los seguidores del Mesías) simpatice con la propuesta es prueba más que suficiente de que a PEMEX se le burocratizará más.

 

Ya francamente no sé qué clase de nuevo monstruo estatal se creará. Lo cierto es que el petróleo mexicano seguirá secuestrado por políticos y burócratas. Los mexicanos les importamos un cacahuate a los reformadores gubernamentólatras. Qué tristeza.

 

La tramposa consulta

 

Definitivo, la democracia se ha pervertido y confundido. Cuando un gobierno viola el derecho a la vida, a la libertad y la propiedad privada de los ciudadanos, es preciso exigirle una consulta para que se juzgue si debe proseguir en el poder. Cuando hay un problema complejo de política pública (como lo es la reforma de PEMEX), entonces es absurdo y tramposo querer preguntarle a la gente sobre las soluciones correctas. En realidad se trata de una estrategia que pretende ocultar la incompetencia de los gobiernos. Este es el caso de la tramposa e inducida consulta de Marcelo. No le hagamos el juego a Marcelo, a Marcelo el expropiador, a Marcelo el violador de derechos.

• Petróleo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus