VIERNES, 1 DE AGOSTO DE 2008
“Caer en lo blandito” (I)

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Una causa típica del subdesarrollo es la blandura institucional. Comento hoy uno de tres casos recientes de blandura institucional que tienen serias repercusiones –nocivas, desde luego-, en la marcha de la economía mexicana. En los siguientes artículos comentaré los otros dos casos, entre muchos otros.”


Blando: Que cede fácilmente al tacto; por extensión: autoridad o regla que cede fácilmente a las presiones y da prioridad al confort por encima del cumplimiento de lo, en apariencia, instituido o pactado.

 

En dos ocasiones, en menos de siete meses, el banco central ha postergado el plazo en el que deberá cumplir con la meta anual de inflación que el propio banco se fijó: 3 por ciento. No han sido aplazamientos menores, digamos de uno o dos meses, sino que en cada ocasión se han anunciado aplazamientos ¡de un año!, lo que significa, entre otras cosas, que la ansiada meta habrá de cumplirse, acaso, cuando haya terminado el periodo del actual Gobernador del banco.

 

Se agradece la sinceridad del Banco de México al informar públicamente de estos aplazamientos (“quien avisa, no traiciona”, se dice) pero no es ésa la forma en que debería funcionar el mecanismo de objetivos de inflación. En otras latitudes, digamos Nueva Zelanda, las metas se pactan entre el banco y el parlamento o alguna otra representación de la sociedad (no se las fija el agente responsable a sí mismo) y no son metas con plazos movibles a voluntad del agente.

 

De hecho, el incumplimiento de las metas pactadas implica sanciones severas para el agente, toda vez que se supone que el correlato de la autonomía de la que goza (el banco es libre para usar todas las herramientas de política monetaria posibles para alcanzar su propósito último, que es la estabilidad de precios) es la obtención de resultados mensurables en plazos determinados, que eso, y no otra cosa, son las dichosas metas.

 

Esto no es un reproche al desempeño de tales o cuales personas, sino la comprobación de que en este, como en muchos otros casos, hemos “mexicanizado” instituciones, de probada eficacia en otros países, haciéndolas “blandas”. Es un problema de diseño institucional deficiente; no de personas. El resultado es que las instituciones pierden eficacia y credibilidad.

 

Después diremos, reforzando el proceso de los estándares “blandos”, que “ésas cosas funcionan en otras partes, digamos en Nueva Zelanda, pero México es diferente”. ¡Oh, sí!

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus