MIÉRCOLES, 6 DE AGOSTO DE 2008
A río revuelto, ganancia de criminales

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Cuando un gobierno falla en lo básico, que es garantizar la seguridad física de las personas frente a las agresiones del crimen, es un gobierno que ha fracasado en toda la línea. Ese es el caso del gobierno de la capital del país.”


Tiene razón el Presidente. Lo menos que se debe exigir a las autoridades del Distrito Federal es que cooperen en serio con el gobierno federal en la tarea básica de cualquier gobierno: Garantizar la seguridad de las personas.

 

Es más que probable que los resultados del gobierno federal en esta materia disten de ser satisfactorios, pero los del gobierno capitalino son desastrosos y están manchados irremediablemente por la mezquindad de un lucro político descarnado y descarado.

 

Es un secreto a voces que en el Distrito Federal los ánimos electoreros del jefe de gobierno han desatado una temporada de cacería de recursos cuya expresión inmediata y palpable para el ciudadano es la del policía extorsionando a quien se deje.

 

Se diría que alguien, desde la posición más encumbrada, hubiese levantado cualquier veda. La tragedia de las 12 personas muertas, siete menores de edad, en el tristemente célebre News Divine se explica puntualmente por que cada jovencito y cada jovencita “apañado” significaba $1,000 pesos; algo así como medio millón de pesos a repartir. Los policías saben muy bien que la temporada de caza ha empezado cuando se orienta todo el aparato de gobierno a la tarea de apuntalar la carrera electorera del jefe.

 

Y en el río revuelto de las ambiciones políticas los criminales están a sus anchas.

 

El crimen es muy democrático: No hace distinciones entre pobres y ricos, a todos tiene algo que extraerles, la vida si es preciso y cada vez superando la marca anterior en materia de crueldad y atrocidad, y lo único que cambia es el monto a pagar por el rescate: “Según el sapo – calculan – es la pedrada”. Ha sido un verano atroz para los jóvenes en la ciudad de México.

 

Mucho me temo que los destinatarios del mensaje del Presidente – las autoridades de la ciudad de México – tienen la peor de las sorderas, la de la ambición desmedida e inescrupulosa: “Voy derecho (al 2012) y no me quito; si me pegan me desquito”.

 

• Distrito Federal / CDMX

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus