Ideas al vuelo
Ago 15, 2008
Ricardo Medina

Tres modelos para los malos tiempos

De forma esquemática se puede hablar de tres modelos que puede seguir un país cuando el entorno económico es adverso.

¿Cómo ha logrado Estados Unidos que disminuya su demanda de petróleo? Dejando que el sistema de precios (oferta y demanda libres) haga su tarea. Los altos precios envían su señal inequívoca e irrebatible desde la gasolinera y los consumidores actúan en consecuencia usando menos el automóvil y recorriendo menos kilómetros. Es el modelo uno. La pendiente negativa de la curva de la demanda funciona como relojito, una y otra vez, a lo largo de la historia.

 

¿Cómo ha disminuido China –y seguirá disminuyendo- su demanda de energéticos? Desde la cúspide. Sólo en un sistema autoritario, como el chino, es posible –sin grandes sobresaltos sociales, aparentes- aumentar de golpe 18% el precio de la gasolina, quitando subsidios, e indicando a la población, aparentemente dócil y disciplinada, que hay que pedalear de nuevo en la bicicleta. Es el segundo modelo, que –con no pocas tensiones y sufrimientos humanos- logra también, a veces, cancelar lo que no funciona.

 

¿Cómo enfrentan otras naciones un entorno económico adverso de precios altos de energéticos, materias primas y alimentos? Desdeñando la realidad a golpes voluntariosos; recurriendo a los subsidios –estirando la liga fiscal hasta que reviente- o a los “precios mentirosos”. En este tercer modelo sólo se posterga, y se hace mucho más costosa y difícil, la cancelación de lo que no funciona.

 

Hoy México tiene un apreciable potencial de inflación, vía precios de los combustibles (específicamente gasolinas y diesel) atorado en la tubería, taponado con subsidios que le están costando a las finanzas públicas cientos de miles de millones de pesos tan sólo este año. Se trata de una especie de apuesta temeraria: Actuamos como si tuviésemos la seguridad de que en el futuro próximo, mágicamente, pasará algo en el entorno externo que nos ahorrará la dura decisión de cancelar lo que no funciona.

 

“Andando se acomodarán las calabazas en el carro” decía José López Portillo según recordó el otro día mi buen amigo Ángel Verdugo. Ya sabemos lo qué pasó con las calabazas de López Portillo al principio de la década de los 80: No se acomodaron en el carro, sino que se cayeron estrepitosamente; reventaron y se perdieron.

 

¿Será una buena idea seguir ese modelo?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Una tendencia lamentable en el desarrollo de la ciencia económica en las últimas décadas ha sido el considerar al Estado y no al emprendedor como el actor principal del proceso económico.

Rafael Ramírez de Alba
Entrar
Encuesta de la semana
¿Es el sorteo de la Lotería Nacional en torno a la rifa del avión presidencial la peor de las ocurrencias del presidente López Obrador?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Friedman, 50 años después
Arturo Damm
• Tipo de cambio: $20.99
Ricardo Valenzuela
• Más vientos de guerra
Arturo Damm
• Progreso social
Víctor Hugo Becerra
• El Grupo de Puebla: Con P de putrefacto
Isaac Katz
• Corrupción