JUEVES, 21 DE AGOSTO DE 2008
La Reserva Federal es la que va en la dirección errónea

¿Usted cree que el T-MEC será aprobado por el congreso estadounidense este año?
No
No sé



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Luis Pazos
• AMLO ¿regreso al PRI de los 70?

Arturo Damm
• AMLO bien, pero...

Ricardo Valenzuela
• El crimen de Bavispe, Sonora

Arturo Damm
• La causa del crecimiento

Arturo Damm
• Comercio exterior

Víctor Hugo Becerra
• ¿EL T-MEC está muerto?

Arturo Damm
• De mal en peor


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Por increíble que parezca hay prestigiados economistas que parecen entender al revés el fenómeno inflacionario y proponen recetas que sólo agravarán el problema.”


Salta a la vista que a lo largo de este año se ha ensanchado el diferencial de tasas de interés entre México y Estados Unidos; de igual forma, salta a la vista que este fenómeno se traduce en una mayor atracción de capitales hacia México y en una relativa apreciación del peso frente al dólar.

 

Hasta ahí todos estamos de acuerdo, se trata de hechos mensurables en los que están claras las relaciones causa-efecto. Los problemas empiezan cuando estos hechos se “interpretan” a partir de ideas preconcebidas o de prejuicios.

 

Cito un ejemplo: Un prestigiado economista escribe ayer en un diario nacional interpretando el hecho como una muestra de que el Banco de México ha equivocado su política monetaria, al ir “contracorriente” de la Reserva Federal de los Estados Unidos, tesis que parece sustentar en la presunción de que un peso relativamente más fuerte que el dólar propiciará en México ¡una mayor inflación! (ver “Reflexiones. Contra la corriente” Mauricio González, periódico “Reforma”).

 

Es un terrible error de interpretación. Al contrario de lo que supone el economista mencionado: Un peso relativamente fuerte, gracias a tasas de interés positivas y remuneradoras en pesos (frente a tasas de interés negativas en dólares), es la receta indicada para frenar la escalada inflacionaria y evitar, en la medida de lo posible, que las alzas que han experimentado a lo largo de los últimos 12 meses los precios de alimentos y energéticos contagien al resto del sistema de precios, aumentado la distorsión de los precios relativos y propiciando una ruinosa asignación de los recursos escasos.

 

Dicho en breve: quien está aplicando la política monetaria errónea no es el Banco de México, sino la Reserva Federal de los Estados Unidos (habría que leer con cuidado las advertencias al respecto que ha estado haciendo en solitario el presidente del banco de la Reserva Federal de Dallas, Richard Fisher), y lo está haciendo –aunque se considere “políticamente incorrecto” decirlo- por una simple y sencilla razón: nadie en la Reserva Federal desea que el futuro perdedor en la contienda presidencial, sea quien sea, culpe a una política monetaria restrictiva de su derrota.

• Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus