LUNES, 1 DE SEPTIEMBRE DE 2008
Marchar, ¿eficaz? (II)

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Queremos presionar, eficazmente, a los gobernantes para que cumplan con sus tareas esenciales? ¿Sí?, entonces dejemos de marchar y hagámoslo como debe hacerse...”


Para Silvia y Nelson

 

¿Queremos presionar, eficazmente, a los gobernantes para que cumplan con sus tareas esenciales, que no son otras más que garantizar la seguridad contra la delincuencia y, en caso de fallar, impartir justicia en sus dos facetas, la de castigar al agresor, y la de resarcir a la víctima del delito? Claro que queremos. ¿Sí?, entonces dejemos de marchar y comencemos a no pagar impuestos, pero hagámoslo como debe hacerse, para que quede claro que lo que queremos no es no pagar impuestos sino que los gobernantes cumplan, con honestidad y eficacia, con sus tareas esenciales, que se definen como aquellas a las que no se puede renunciar sin dejar de ser lo que se es. Si los gobernantes no garantizan la seguridad contra la delincuencia, y si no imparten justicia, ¿son gobierno? En México, ¿hay gobierno?

 

Retomo mi alegato: ¿queremos presionar, eficazmente, a los gobernantes para que cumplan con sus tareas esenciales? Entonces dejemos de pagar impuestos, pero hagámoslo como debe hacerse, para dejar muy claro que nuestro fin no es, no pagar impuestos, sino obligar a que los gobernantes cumplan. Aclarado este punto, ¿que quiere decir dejar de pagar impuestos pero hacerlo como debe hacerse? Que se calcule el monto de impuestos a pagar, que se haga un cheque por esa cantidad a nombre de quien deba hacerse, y que se “deposite” en una notaría, para que el notario dé fe del hecho, con el fin de que quede claro que el objetivo no es, no pagar impuestos, sino obligar a que los gobernantes cumplan con su parte de lo que, con toda propiedad, podemos llamar el pacto tributario, por el cual el gobernado se ve obligado a ceder parte del producto de su trabajo a favor de los gobernantes y los gobernantes se comprometen, ¡antes que a cualquier otra cosa, y por encima de cualquier otra cosa!, a garantizar la seguridad contra la delincuencia y a impartir justicia, garantía e impartición que en México dejan mucho que desear. De Calderón para abajo, ¿pueden los gobernantes, en conciencia, afirmar que el cobro de impuestos, es decir, que la obligación legal de los contribuyentes de entregar parte del producto de su trabajo, se justifica?

 

La asimetría es evidente: los gobernantes fallan una y otra vez en las dos tareas que les son esenciales – garantizar la seguridad e impartir justicia -, pero los contribuyentes tenemos que cumplir, una y otra vez, con el pago de impuestos, ¡independientemente de lo que hagan, o no hagan, los gobernantes!, asimetría que es producto del poder de los gobernantes para obligarnos a pagar impuestos y de la impotencia de los gobernados para obligar a los gobernantes a que garanticen la seguridad e impartan justicia, asimetría que pretendemos corregir marchando, como ya lo hicimos en dos ocasiones, el domingo 27 de junio del 2004, y el sábado 30 de agosto de este 2008, marchas que, por más voluntarias y multitudinarias que sean, dejan mucho que desear en cuanto a su eficacia para obligar a que los gobernantes cumplan en materia de seguridad y justicia. Repito lo escrito en la primera entrega de esta serie: han pasado más de cuatro años desde la primera de las dos marchas, y las cosas en materia de seguridad y justicia no solamente no han mejorado, sino que han empeorado, muestra de su poca eficacia, ante la cual debemos preguntarnos, ¿qué más vamos a hacer? ¿Seguir marchando?

 

Ante la incapacidad del gobierno para garantizar la seguridad e impartir justicia, y ante la dimensión que ha alcanzado el crimen en el país, ¿resulta poco ético proponer el no pago de impuestos como medio para presionar a los gobernantes, y dejar de pagarlos como lo he propuesto?

• Inseguridad / Crimen • Impunidad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus