Reinventando México
Nov 12, 2008
Santos Mercado

El proyecto educativo de la izquierda latinoamericana

Por fin pude entender qué es lo que quieren los izquierdistas, cuál es su proyecto educativo. En realidad, no lo dijeron explícitamente pues ellos mismos no lo tienen claro, pero se puede deducir a partir de sus propias palabras.

En los primeros días del mes de noviembre del 2008 se reunieron una docena de destacados líderes e intelectuales de la izquierda latinoamericana para discutir "La Universidad Latinoamericana: del neoliberalismo a los nuevos vientos de resistencia y transformación". La sede fue la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa, y los profesores tuvieron que obligar a sus alumnos a asistir bajo la amenaza de bajarles puntos. Hubo participación de investigadores de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Guatemala, Nicaragua, Uruguay y México. Por supuesto, tuvieron cuidado de no invitar a algún neoliberal que desentonara en la mesa.

 

Fue tortuoso escuchar a tantos izquierdistas hablando mucho y diciendo casi nada. El común denominador fue la queja contra la silenciosa “privatización de la educación pública”, aunque, aclaró el representante de México, “hay que admitir que nunca se ha vendido ninguna escuela o universidad al sector privado” y agregó “la privatización se da en otras formas: permitiendo que se abran escuelas privadas, que no se cobren impuestos a las universidades patito, que se cobren cuotas por servicios en las universidades públicas”. Y por fin pude entender qué es lo que quieren los izquierdistas, cuál es su proyecto educativo. En realidad, no lo dijeron explícitamente pues ellos mismos no lo tienen claro, pero se puede deducir a partir de sus propias palabras.

 

Las características del proyecto educativo de la izquierda latinoamericana se pueden resumir en los siguientes puntos.

 

1.      De ninguna manera quieren que haya escuelas o universidades privadas. Rechazan la posibilidad de que un ciudadano, empresario, asociación o consorcio tenga una universidad propia  y que sea manejada con criterios empresariales, es decir, como negocio.

 

2.      También rechazan la posibilidad de que una universidad privada pueda tener sus propios planes y programas de estudio.

 

3.      Las escuelas públicas, las del gobierno, deben estar blindadas contra prácticas capitalistas. Por eso se deben evitar las cuotas y colegiaturas y los pagos por servicios y mucho menos debe permitirse que afloren los sentimientos de lucro. No deben permitirse los negocios privados (concesiones) de cafeterías, restaurantes, papelerías, fotocopiadoras, etc. Estas entidades deben trabajar con personal sindicalizado que evite las tentaciones del lucro.

 

4.      Los estudiantes deben ser formados con una visión socialista, nunca capitalista (también le llaman “solidaria”). Profesionistas vacunados contra el espíritu de empresa.

 

5.      Para que esto sea posible, es necesario que toda la educación esté perfectamente organizada, planeada y controlada por el Estado.

 

Pero en sus discursos se pudieron notar algunas flagrantes incongruencias:

 

1.      Su crítica contra el autoritarismo del Estado. En realidad, un sistema educativo socialista, necesariamente tiene que ser autoritario, pues de otra manera el Estado perdería el control y se podrían generar ideologías adversas al socialismo, podría salir gente con deseos de crear negocios, lo cual es incompatible con la visión de izquierda.

 

2.      Su demanda por democracia. Los izquierdistas no pueden abogar por democracia en las universidades pues ello rompe con el orden estatal. Las decisiones deben ser verticales, lo que diga el Estado y nada más.

 

3.      Su demanda por la autonomía universitaria. Querer que cada centro de estudios se dirija por sí mismo es totalmente incongruente con el proyecto genuinamente de izquierda. No se puede permitir que cada centro de estudios haga lo que le dé la gana. Deben hacer lo que el Estado dicta y nada más. Lo más incongruente es cuando la izquierda aboga por autonomía y que el gobierno subsidie a las universidades. No han logrado entender que subsidios y autonomía son incompatibles, no se puede silbar y comer pinole al mismo tiempo. Quien pide subsidios debe resignarse a obedecer al que otorga, pero si quieres autonomía, debes empezar por romper la dependencia financiera de parte del Estado. Es una ley. Por tanto, es incongruente que los izquierdistas aboguen por autonomía en los centros educativos. Ésa, más bien, es una demanda de la corriente anti izquierdista.

 

4.      Su demanda por mejores salarios. Parece que olvidaron que el salario es una institución capitalista que reconoce el derecho del otro a vender su fuerza de trabajo, su talento o sus horas de fatiga. El salario es una institución liberal que surge al abolir la esclavitud. Significa reconocer que la fuerza de trabajo, talento y tiempo es propiedad privada del otro. Pero la propiedad privada es la base del capitalismo, no del socialismo. Si quieren destruir todo tipo de relación capitalista o neoliberal en las escuelas y universidades, deben abogar por la eliminación de los sueldos y salarios, y del uso del dinero para cualquier actividad universitaria. Es una incongruencia que aboguen por una universidad gratuita, donde los alumnos estudien sin pagar, y que permitan que los profesores cobren un sueldo. En tal caso, deben demandar que todo aquel profesor, investigador, trabajador u oficinista que trabaje en una universidad pública no tenga sueldo alguno. Los docentes deben dar cátedra por gusto, no por dinero pues de otra manera, desde el punto de vista de la izquierda, se estarían prostituyendo por unos centavos, se convertirían en mercenarios de la educación y estarían abogando por construir el sistema que quieren destruir.

 

Bueno, espero haber ayudado en algo a poner en claro las ideas de la izquierda latinoamericana a fin de que elaboren un proyecto congruente y atractivo. Y no les haría daño, a los izquierdistas, indagar cuál es el proyecto educativo de la derecha, es decir, de los neoliberales.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El gobierno es un mal necesario

Thomas Paine
Entrar
Encuesta de la semana
Datos al cierre de enero: la inversión cae a lo largo de 12 meses y el consumo está virtualmente estancado. ¿Considera que en México existen las condiciones para crear 2 millones de empleos en los siguientes 9 meses?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• El discurso
Arturo Damm
• AMLO, deudófobo
Asuntos Capitales
• Inversión Fija Bruta
Víctor Hugo Becerra
• López Obrador: La gran estafa
Arturo Damm
• Consumo solidario
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos