VIERNES, 14 DE NOVIEMBRE DE 2008
La cosecha del populismo financiero

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“La crisis originada en EUA no fue producto de los mecanismos de mercado, sino de una intervención populista en el mercado financiero y de una falta de supervisión a instituciones cuasi gubernamentales y privadas, que en nombre del mercado cometieron actos irresponsables y fraudulentos.”


En México y en muchos países latinoamericanos se han creado bancos gubernamentales con la teórica finalidad de ayudar a los pobres. En su mayoría, esas instituciones generaron carteras vencidas, corrupción y provocaron el cierre del crédito de la banca privada a sectores como el campesino. El Banco Ejidal, el Banco de Crédito Rural, entre otras instituciones gubernamentales para ayudar al campo, además de costarle al gobierno miles de millones de pesos, sembraron la cultura del no pago, que alejó a la banca privada del agro. Actualmente, sólo el 2% del crédito total de la banca privada va al campo.

 

La recesión en los Estados Unidos tiene su origen en el populismo financiero. Gobierno y legisladores, con el teórico objetivo de darle casa a los pobres y a la clase media, crearon las dos hipotecarias que desataron la actual crisis.

 

El reconocido analista, colaborador de la revista Newsweek, Robert J. Samuelson (10/27/08), señala que el Congreso de los Estados Unidos, que ahora se asusta de la crisis, fue uno de sus causantes. Por mandato del Congreso norteamericano las hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac tienen que destinar más del 50% de sus recursos al financiamiento de hipotecas de sectores de bajos y moderados ingresos. Además el Congreso permitió operar a esas hipotecarias con bajos niveles de capitalización. Al ver los vendedores de casas en EUA la manga ancha con que trabajaban esas hipotecarias, les enviaron hipotecas con datos falseados, de personas que claramente no tenían capacidad de pagar.

 

Esa historia la han vivido varios países latinoamericanos. Todavía el gobierno mexicano tiene entre sus pasivos la deuda millonaria del Banco de Crédito Rural. La diferencia es que en México no vendieron como activos los créditos del Banrural. En Estados Unidos sí se bursatilizaron los malos créditos y provocaron un efecto dominó. Las riesgosas deudas hipotecarias se convirtieron en activos de otras instituciones financieras y fueron la base para otorgar más créditos.

 

La crisis originada en EUA no fue producto de los mecanismos de mercado, sino de una intervención populista en el mercado financiero y de una falta de supervisión a instituciones cuasi gubernamentales y privadas, que en nombre del mercado cometieron actos irresponsables y fraudulentos.

• Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus