Hablando en plata
Nov 28, 2008
Luis Pazos

Un grupo que no sabe perder

Esa actitud rijosa, inmadura e infantil, como la calificó Jesús Ortega, quien ganó las elecciones del PRD, confirma la falta de seriedad y espíritu democrático de ese grupo, que nos estaría gobernando de haber ganado “la izquierda” las elecciones presidenciales en el 2006.

Las elecciones presidenciales del 2006, ganadas por el ahora Presidente Felipe Calderón, fueron calificadas como fraudulentas por el grupo del candidato perdedor Andrés Manuel López Obrador. Se contaron dos veces las casillas que impugnaron, pero no modificaron los resultados. Entonces empezaron con el “voto por voto” y “casilla por casilla”, jurídicamente improcedente, pues el PRD sólo impugnó las casillas donde perdieron, no donde ganaron.

 

A pesar de que no exhibieron ninguna prueba de fraude en las elecciones presidenciales del 2006, los perredistas radicales, afines al ex candidato de ese partido, que ya se habían repartido los puestos en el gabinete, decidieron no reconocer el triunfo del Presidente Calderón y emprender una campaña permanente de insultos y descalificaciones.

 

Los perredistas más sensatos se desligaron de ese grupo que no sabe perder y que ahora no sólo acusa de ilegítimo al Presidente de la República, también al candidato que triunfó en las elecciones internas para elegir presidente en su partido.

 

En el 2006 hablaron de fraude porque se retrasó el cómputo unas cuantas horas; en las elecciones internas del 2008 en el PRD, ese mismo grupo retrasó ocho meses los resultados. Después de enfrentamientos, insultos y golpes, tuvieron que intervenir las autoridades electorales. Y como la votación, también contada varias veces, no favoreció al grupo del ex candidato perredista, Andrés Manuel López Obrador, tampoco reconocieron su derrota, descalificaron a los triunfadores y los tacharon de “espurios” y “títeres” del gobierno federal, sin más fundamento que el haber perdido ante ellos.

 

Al jefe de gobierno del D.F., perredista, le prohibieron hablar con el Presidente Calderón, en perjuicio de los habitantes de la ciudad de México; ahora le prohíben al candidato perdedor del PRD, hablar con el nuevo presidente del PRD, quien les ganó las elecciones.

 

Esa actitud rijosa, inmadura e infantil, como la calificó Jesús Ortega, quien ganó las elecciones del PRD, confirma la falta de seriedad y espíritu democrático de ese grupo, que nos estaría gobernando de haber ganado “la izquierda” las elecciones presidenciales en el 2006.

• PRD


Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Gobierno neutral
Isaac Katz
• La otra tragedia
Arturo Damm
• Estado de chueco
Manuel Suárez Mier
• Relaciones externas en 2020