MARTES, 9 DE DICIEMBRE DE 2008
¿Rescate o fuga?

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo

Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“El razonamiento keynesiano es tan simplista como popular: Hay que gastar a toda costa para que la máquina no se detenga. Es la “idea fatal” que desenmascaró Friedrich A. Hayek.”


Aquí nadie debe sufrir. Rescatar a las tres grandes productoras de automóviles de Estados Unidos, algo que apoya sin titubeos Barack Obama, describe claramente que más que resolver la crisis global, atendiendo a sus causas, lo que se busca es una espectacular fuga hacia delante, desempolvando todo el arsenal de falsos remedios keynesianos, para que nadie sufra los efectos del ajuste… por ahora.

 

El razonamiento keynesiano es tan simplista como popular: Hay que gastar a toda costa para que la máquina no se detenga. Es la “idea fatal” que desenmascaró Friedrich A. Hayek. “Idea fatal” que dice: El desempleo se debe a una insuficiencia de la demanda global respecto del total de salarios necesarios para el pleno empleo.

 

¿Por qué es una “idea fatal”? Porque de ahí se deriva que lo importante no es asignar eficientemente los recursos escasos, sino fingir que la escasez no existe.

 

La verdadera causa del desempleo es la mala asignación de los recursos. Si los fabricantes de automóviles no pueden conseguir compradores para sus autos ineficientes y caros, la lógica indica que deberían fabricar autos competitivos o retirarse del negocio, pero eso es doloroso e impolítico, porque implica reconocer que los recursos –por ejemplo, el factor trabajo- se asignaron mal y hacer tal reconocimiento generará desempleo. ¡Horror! Hay que evitar tales cosas porque son veneno para la política. ¿Qué hacer? Estimular la demanda, para que la gente compre lo que no necesita o para que la gente vea como “barato” lo que en realidad es “caro”. Inflar la demanda, a la vez, supone devaluar el medio de cambio: el dinero.

 

¿Habrá que perder toda esperanza? Tal parece. Obama reclutó un estupendo equipo de economistas a quienes ahora exigirá que hagan las cosas mal. La política manda. Este keynesianismo reeditado les ofrece a los políticos la gran oportunidad de ofrecer curas milagrosas, baratas e indoloras: “Hermanos, ¡ya paren de sufrir!”.

• Populismo • Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus