VIERNES, 12 DE DICIEMBRE DE 2008
Matar al sistema financiero

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Isaac Katz







“Los legisladores, particularmente los panistas quienes están temerosos de perder las próximas elecciones intermedias, están desatados y han estado proponiendo en materia monetaria y financiera toda una serie de medidas que de llevarse a cabo debilitarían significativamente al Banco de México, al sistema financiero y a la economía en su conjunto.”


Los legisladores, particularmente los panistas quienes están temerosos de perder las próximas elecciones intermedias, están desatados y han estado proponiendo en materia monetaria y financiera toda una serie de medidas que para cualquier mortal parecerían ser “buenas” pero que en realidad, de llevarse a cabo, debilitarían significativamente al Banco de México, al sistema financiero y a la economía en su conjunto. Destacan tres: eliminar la autonomía del banco central, fijar tasas de interés y comisiones bancarias y fijar las comisiones que cobran las afores.

 

Respecto del Banco de México, para el cual se propone que además de procurar la estabilidad del nivel general de precios también utilice la política monetaria para promover el crecimiento económico, quienes hacen esta propuesta carecen de los más mínimos conocimientos de teoría y política monetaria. Si el banco central llevase a cabo una política monetaria expansiva para “promover el crecimiento”, el resultado sería mayor inestabilidad macroeconómica y, a la larga, menor crecimiento con una caída en el bienestar de la población, particularmente el de las familias más pobres. La evidencia internacional es abrumadora: la mejor contribución que el banco central puede hacer al crecimiento es mantener la estabilidad de precios.

 

En cuanto a las tasas de interés, en donde se propone que el banco central fije tasas máximas y comisiones “de acuerdo a estándares internacionales” es una absoluta tontería, no solamente porque los controles de tasas terminan siempre dañando a los deudores y socavan al sistema bancario sino además, porque no reconoce que las condiciones del mercado financiero mexicano son muy diferentes. El costo de fondeo para los bancos mexicanos es más elevado que en los países desarrollados como también el sistema judicial mexicano es notoriamente más ineficiente y corrupto que en otros países. La única manera de efectivamente reducir el costo del crédito es manteniendo la estabilidad de precios, promoviendo la competencia y garantizando los derechos privados de propiedad.

 

Respecto de las comisiones que cobran las afores, ponerles un tope arbitrario que fije la Consar, además de ir en contra de la promoción de la competencia y de ser una medida expropiatoria del capital de las afores, no resuelve el problema de la minusvalía causada por los movimientos de los mercados accionarios y de las tasas de interés.

 

Es una lástima que no exista ningún partido político que, de manera eficiente, realmente promueva y proteja la libertad y los derechos privados de propiedad.

• Populismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus