LUNES, 15 DE DICIEMBRE DE 2008
Banco de México e inflación (II)

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Moral, el árbol que da moras

Arturo Damm
• Reloj legislativo, artimaña

Víctor Hugo Becerra
• Bolivia: Cinco lecciones para México y América Latina

Arturo Damm
• El mundo laboral

Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La tarea del banco central no es evitar el alza en algunos precios, o impedir la baja en otros (lo cual resultaría en un enorme despropósito que impediría solucionar los problemas de escasez y sobreproducción que surgen en los mercados), sino mantener estable el precio promedio.”


Un banco central, el Banco de México incluido, no es responsable por el movimiento de los precios. Por ejemplo: si en un mercado la demanda es mayor que la oferta, o si la demanda crece más que la oferta, habrá escasez, y el precio de esa mercancía subirá, racionando el mercado, es decir, reduciendo la cantidad demandada y aumentando la cantidad ofrecida, única manera de solucionar el problema de la escasez. Ante un alza de precios, por los motivos señalados, resultaría absurdo culpar al banco central.

 

Un banco central no es responsable por el movimiento de los precios, pero sí lo es por los cambios, tanto a la alza como a la baja, en el índice de precios, que es, para decirlo de la manera más sencilla posible, una especie de precio promedio. Pongo un ejemplo. Supongamos, uno, una economía con nada más dos bienes, una pera y una manzana. Supongamos, dos, que la cantidad de dinero asciende a 10 pesos. Supongamos, tres, que el precio de la manzana es de 5 pesos, y el de la pera también. En este caso el precio promedio, que en este ejemplo hace las veces de índice de precios, es de 5 pesos: 5 pesos de la manzana, más 5 pesos de la pera, igual a10 pesos, entre dos, igual a 5. Supongamos que, por las razones que sean, aumenta el precio de la pera de 5 a 6 pesos, al tiempo que la cantidad de dinero se mantiene, sin cambio, en 10 pesos. ¿Que sucederá? Que el precio de la manzana tendrá que bajar a 4 pesos, ya que no existe la cantidad de dinero suficiente para comprar la pera a 6 pesos y la manzana a 5. En este caso el precio de la pera aumentó de 5 a 6 pesos, el de la manzana bajó de 5 a 4, y el precio promedio (el índice de precios) se mantuvo sin cambio en 5 pesos: 6 pesos de la pera, más 4 pesos de la manzana, igual a 10 pesos, entre dos, igual a 5, lo cual quiere decir que lo que el consumidor paga de más por la pera lo paga de menos por la manzana, compensando esta baja aquella alza. Para terminar con el ejemplo supongamos que, ante el alza en el precio de la pera, que pasa de 5 a 6 pesos, el banco central aumenta la cantidad de dinero de 10 a 11 pesos, ¿qué pasará? Que habrá dinero suficiente para comprar la pera a 6 pesos y la manzana a 5, razón por la cual el precio promedio (índice de precios) aumenta de 5 a 5.50 pesos: 5 pesos de la manzana, más 6 pesos de la pera, igual a 11 pesos, entre dos, igual a 5.50. En este caso el aumento en el precio de la pera no se compensó con la baja en el precio de la manzana. ¿Quién tiene la culpa? La autoridad monetaria, quien, ante la misma oferta de mercancías (la pera y la manzana), aumentó, ¡arbitrariamente!, la cantidad de dinero que se intercambia en la economía.

 

La tarea del banco central no es evitar el alza en el precio de la pera, o impedir la baja en el precio de la manzana (lo cual resultaría en un enorme despropósito que impediría solucionar los problemas de escasez y sobreproducción que surgen en los mercados), sino mantener estable el precio promedio, es decir, el Índice Nacional de Precios al Consumidor, de tal manera que el alza en los precios de algunas mercancías se compense con la baja en el precio de otras, lo cual da como resultado que el poder de compra del dinero, no con relación a una determinada mercancía, sino con relación a la totalidad de las mismas, permanece constante: los consumidores pagan más por algunos bienes servicios y menos por otros.

 

En noviembre de 2007, la inflación anual fue 3.93 por ciento; un año después, en noviembre de 2008, fue de 6.23. La inflación acumulada en los primeros once meses de 2008 fue 3.33 por ciento; durante el mismo periodo de 2008 fue de 5.80. Durante los primeros once meses del presente año la inflación pasó de 3.76 por ciento a 6.23. ¿Cuál es la causa del repunte inflacionario, es decir, del aumento en el Índice Nacional de Precios al Consumidor? El excesivo crecimiento de la cantidad de dinero que se intercambia en la economía, responsabilidad del Banco de México.

 

Continuará.

• Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus