LUNES, 5 DE ENERO DE 2009
¿La “hermosísima sonrisa de Obama”?

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“El efecto natural del comercio es el de llevar a la paz. Dos naciones que comercian entre sí se hacen recíprocamente dependientes.”
Juan Pablo Viscardo y Guzmán


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Venenosa propaganda en Chile

Arturo Damm
• IED, de mal en peor

Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“La crisis global ha llevado los “sesudos análisis” de algunos líderes de opinión a un tono de insospechada profundidad y perspicacia.”


Cuando esto sucede suele ser signo de que lo peor ya pasó, ya que los “sesudos análisis” siempre llegan tarde. ¿Alguien se acuerda hoy de los “sesudos análisis” de varios expertos instantáneos que pronosticaron en julio pasado que los precios del petróleo superarían los 200 dólares el barril antes de que terminase 2008?, ¿alguien reivindica hoy las recomendaciones de compra de las acciones de Comercial Mexicana que hicieron algunos analistas bursátiles apenas en septiembre pasado? Parece que no. Frágil memoria.

 

Hoy hasta los locutores glorificados como periodistas emiten juicios lapidarios acerca de la crisis global. Mientras peor vean ellos las cosas, podemos conjeturar que está cerca la recuperación. Su “porcentaje de bateo” –por usar una analogía benévola- es francamente desastroso.

 

Sucede algo similar al fenómeno de las burbujas alcistas en los mercados de valores: cuando hasta el taxista te recomienda comprar acciones en la bolsa es momento de salirte del mercado. Y a la inversa: Cuando las figuras mediáticas empiezan a pronosticar que 2009 será terrible hay motivos para pensar que las cosas no están tan mal. (Basta recordar que esos mismos “analistas sesudos” ni se enteraron, en su momento, de los desastres en los mercados durante septiembre y octubre; estaban muy ocupados pronosticando el triunfo del crimen organizado o digiriendo su derrota electoral del 2006).

 

Por supuesto, 2009 será un año difícil en términos de crecimiento y empleo, pero no será un año de catástrofes financieras como lo fue 2008. Lehman ya no puede irse a la quiebra. Fannie Mae, Freddie Mac, AIG, no pueden ser ya rescatadas con dinero público; Bernie Madoff ya no puede hacer estafas multimillonarias.

 

Los “sesudos análisis” conjuntan lo importuno con el humorismo involuntario. Hace unos días alguien escribió lo siguiente acerca de 2009: “Por lo pronto, la hermosísima sonrisa de Obama y la inmensa –y escalofriante- expectativa que genera su inminente llegada a la Casa Blanca el próximo 20 de enero dejan un lugar para la esperanza”.

 

Debo confesar que no se me había ocurrido. Me refiero a lo de la “hermosísima” sonrisa de Obama (porque eso de que “la expectativa” deje lugar para “la esperanza” es una tautología de diccionario). Sigue sonriendo, Barack. Con eso basta.

• Periodismo barato

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus