LUNES, 16 DE FEBRERO DE 2009
Algunas nuevas incongruencias económicas

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo

Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“La salida a la actual crisis mundial recae no en populismos fiscales ni en proteccionismo que sólo genera guerras comerciales, sino en facilitar la generación de riqueza, y ello pasa por menos obstáculos a la inversión privada extranjera, menos obstáculos laborales, menos trabas burocráticas para hacer negocios, más libre comercio, mayor facilidad para trabajar ahorrar e invertir y sobre todo, en un menor tamaño de los gobiernos.”


Con el riesgo de quedar como “agorero del desastre” ó peor aún, como “catastrofista,” escribo este artículo y señalo algunas nuevas incongruencias económicas de México y EU.

 

Quedó aprobado el plan de rescate multimillonario de Obama. Parece ser que, por un lado, se seguirá con la tarea de depurar los activos tóxicos (el fobaproa a la gringa) y, por otro, se insistirá en la estupidez de que sólo el gasto público podrá sacar del hoyo a la economía estadounidense.

 

Incluso neokeynesianos como Gregory Mankiw han calificado el plan Obama como de keynesianismo ramplón, es decir, gasto público populista-estatista.

 

Parece que sigue sin entenderse que el problema no es por el lado de la llamada demanda efectiva, sino por el lado de la oferta. En este contexto, aunque también se habla de disminución de impuestos, lo que siempre es bueno, éste se hará a costa de mayor endeudamiento, lo que presionará aún más a las ya de por sí deterioradas finanzas públicas del gobierno gringo. Una reducción de impuestos en base a mayor endeudamiento no fomenta la generación de riqueza, sólo la redistribuye, y lo peor, le pasa la carga de las pifias financieras a las generaciones más jóvenes, lo que hace que en los años venideros, el crecimiento económico esté muy castigado.

 

Si además del mayor endeudamiento, la FED se dedica a financiar el creciente gasto público, para mí no hay duda, lo que viene es hiperinflación y el derrumbe del dólar. En un escenario así (insisto, yo no lo deseo, pues a los mexicanos y al resto del mundo nos afectaría también), ni la renuencia actual de China de deshacerse de sus dólares, evitaría el colapso. ¿Quién desea mantener una moneda ya no sustentada en riqueza real? Por el momento es poco viable, pero si Obama persiste en su keynesianismo ramplón con complicidad de la FED, la historia lo demuestra, la caída del dólar -derrumbe- es inminente.

 

En la era Reagan, aunque es cierto, la disminución de impuestos no estuvo acompañada de austeridad en el gasto público, la política monetaria fue muy responsable y se enfocó en reducir la inflación. El resultado fue un mayor dinamismo económico, mayor endeudamiento y menor inflación. Como las deudas tarde ó temprano se tienen que saldar, le tocó ya no a Reagan sino a Bush padre enfrentar un serio problema de finanzas públicas lo que le obligó al final a subir los impuestos nuevamente (por fortuna para la economía no al nivel previo que prevalecía antes de Reagan).

 

Si el populismo de Obama va acompañado de un populismo monetario, ya lo señalé arriba, el colapso sobrevendrá.

 

Por otro lado, hace unos días señalaba las incongruencias y cinismo de la clase política mexicana. Bueno, eso sorprende ya a muy pocos.

 

En esta ocasión señalaré las incongruencias de no pocos integrantes del sector privado. Comienzo por los señores empresarios de la Coparmex.

 

Ya están presionando que les bajen impuestos (e incluso que les condonen). Bien por ellos, siempre hay que exigir a los gobiernos que los impuestos no sean altos, que bajen. Pero cuidado, si ésta petición va acompañada de exigencias de mayor gato publico, mayores créditos blandos, así como de mayor proteccionismo comercial, entonces esto se vuelve demagogia populista, un verdadero fraude.

 

Ojo, uno de los paliativos a la crisis mundial sí pasa por menores impuestos y más facilidad para pagarlos -especialmente en México-, pero jamás por mayor gasto público irresponsable que sólo genera endeudamiento. Menos aún pasa por incrementar el proteccionismo. Cuidado con lo que piden señores empresarios de Coparmex, porque en una de esas se les concede y regresa el viejo populismo priísta que tanto han criticado

 

Por lo pronto algunos legisladores, dada la presión creciente de los importadores de autos usados, ya se están dando cuenta de que haber dejado pasar la medida hacendaria de imponer más impuestos a los mismos (a los autos usados que entren al país) generó felicidad y privilegio en los productores y exportadores de autos nuevos, en menoscabo de los importadores. Cuando aprenderán que siempre que el gobierno privilegia a tal ó cual grupo empresarial, lo hace a costa de perjudicar a otros productores y consumidores. El objetivo de privilegio debe ser la elección libre de los consumidores, pues consumidores somos todos. Menos mal que los importadores de autos usados están organizados ¿Cuándo estaremos organizados los consumidores y contribuyentes para evitar el continuo abuso de los políticos?

 

La salida a la actual crisis mundial recae no en populismos fiscales ni en proteccionismo que sólo genera guerras comerciales, sino en facilitar la generación de riqueza, y ello pasa por menos obstáculos a la inversión privada extranjera, menos obstáculos laborales, menos trabas burocráticas para hacer negocios, más libre comercio, mayor facilidad para trabajar ahorrar e invertir y sobre todo, en un menor tamaño de los gobiernos. Esto es así para EU y México. Ojalá lo entiendan los políticos de aquí y de allá.

 

La consulta del domingo

Para cuando el lector lea este artículo ya se sabrá si el Presidente-dictador, el venezolano Hugo Chávez, se salió con la suya -en su consulta de ayer domingo- y al fin se convertirá en el próximo Fidel Castro. Chávez ha creado en los últimos días una atmósfera de violencia, de amedrentamiento a los opositores que podría traducirse en un triunfo del dictador (urgido ésta vez dado el desastre económico que está dejando en Venezuela el socialismo bolivariano). Ojalá, como la vez pasada, los venezolanos no se dejen.

• Populismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus