LUNES, 9 DE MARZO DE 2009
Entiende, Obama: La respuesta está fuera de casa

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“El efecto natural del comercio es el de llevar a la paz. Dos naciones que comercian entre sí se hacen recíprocamente dependientes.”
Juan Pablo Viscardo y Guzmán


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Venenosa propaganda en Chile

Arturo Damm
• IED, de mal en peor

Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Urge que Estados Unidos promueva una mayor liberalización comercial y migratoria. Es en su propio interés.”


Estados Unidos no saldrá solo de esta crisis. Estados Unidos necesita ahorrar más, para lo cual necesita más clientes en el mundo; para lo cual, a su vez, necesita contar con más trabajadores jóvenes y productivos que produzcan más de lo que consuman. Ese excedente de población trabajadora que requiere no está en Estados Unidos, sino fuera de sus fronteras.

 

Estados Unidos tiene que abrir sus fronteras a esos inmigrantes jóvenes y calificados de todo el mundo y tiene que impulsar en serio el libre comercio mundial.

 

No hay manera de restaurar el precario equilibrio anterior: Estados Unidos como gran consumidor-deudor y las economías emergentes como grandes exportadores-acreedores.

 

La principal falla de todo lo que hasta ahora ha hecho Washington ante esta crisis es que se ha concentrado en la sala de urgencias, actuando espasmódicamente y con respuestas casuísticas, en lugar de diseñar respuestas duraderas. Y aún más grave: Como ha sucedido otras veces en su historia, Estados Unidos es víctima de sus inclinaciones aislacionistas.

 

El próximo 2 de abril, en Londres, será la próxima reunión del G-20 y el gobierno de Barack Obama no ha dado muestras de comprender la importancia crucial de que para esa fecha Estados Unidos asuma sin titubeos el liderazgo de una respuesta global a la crisis en dos vertientes : liberalización comercial y liberalización migratoria.

 

Pese a lo que leemos todos los días en los periódicos, el síntoma más grave de esta crisis es el acelerado encogimiento del comercio mundial. El pastel se ha reducido tal vez en más de un tercio de su tamaño y en términos netos el mundo es hoy mucho más pobre que en agosto pasado. Los episodios de turbulencia en los mercados y de grandes empresas quebradas son sólo manifestaciones ostentosas de un mal más profundo: Se ha roto el equilibrio global que generaba riqueza y la respuesta no es renunciar a la globalización, sino incrementarla: liberalizar en serio el comercio mundial y facilitar de veras los flujos migratorios de trabajadores calificados.

 

El gran pecado del gobierno de Estados Unidos en esta crisis (incluido de manera destacada el Congreso; que ha sido miope y mezquino) han sido sus respuestas egocéntricas. No se salvarán solos, pero sí pueden hundirnos a todos, como lo haría un gran oso torpe y ciego que no mide las consecuencias de sus movimientos atolondrados.

• Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus