LUNES, 9 DE MARZO DE 2009
¿Y quién rescatará a los gobiernos?

¿Usted cree que con la reciente disminución de la tasa objetivo del banco central se incrementará el crecimiento económico en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)

Arturo Damm
• Los dos problemas

Víctor Hugo Becerra
• Los nuevos enemigos de la Libertad


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Es triste que los gobiernos continúen tercamente aplicando la receta keynesiana de expansión prolongada de gasto público que sólo originará en el mediano plazo un endeudamiento sin precedente mundial.”


Los gobiernos de EU y China ya van por su segundo paquete de “estímulo” fiscal y nada, nada de nada, sus índices bursátiles en picada.

 

El gobierno mexicano por su parte, se la pasa anunciando prácticamente cada semana un nuevo paquete de “estímulo” fiscal y nada, nada de nada, el índice bursátil y el peso cayendo en picada.

 

Es triste que los gobiernos continúen tercamente aplicando la receta keynesiana de expansión prolongada de gasto público que sólo originará en el mediano plazo un endeudamiento sin precedente mundial. Es triste que cada semana los gobiernos anuncien que rescatan a tal ó cual empresa. La pregunta es ¿Y quién demonios rescatará a los gobiernos “salvadores,” que al paso que van, terminarán en la vil bancarrota?

 

China tiene la fortuna de tener un ahorro formidable y una dictadura comunista que acepta la propiedad privada y que al antojo puede tomar medidas legislativas. Pero no es el caso de EU, cuyo problema fundamental es el del sobreendeudamiento de los consumidores, es decir, un consumo excesivo, por encima del nivel de ahorro interno, provocado por la expansión monetaria irresponsable de la FED (ojo, el villano no es Greenspan; aunque cometió algunos errores al no desinflar a tiempo la burbuja de las empresas punto-com, finalmente tuvo que seguir las órdenes constitucionales de “estimular” y “garantizar” el crecimiento económico, y ahí se empezó a gestar el desastre, sin dejar de mencionar también por supuesto, la irresponsabilidad fiscal de Bush y el populismo inmobiliario de Freddie Mac y Fannie Mae que agravó Clinton). Por lo pronto, la deuda del gobierno estadounidense se acerca peligrosamente al tamaño de su PIB. Escalofriante.

 

En Japón, desde 1990 el gobierno ha expandido sin precedente el gasto público y ya su deuda -del gobierno- sigue una trayectoria que casi duplicará su PIB. Muy escalofriante.

 

En México, desde que inició la crisis el gobierno federal se la pasaba presume y presume de su “política fiscal anticíclica” y ya por lo pronto es el primer mes de enero -2009- desde 1990 en que se registra un déficit fiscal cercano a los 20 mil millones de pesos. Este año nos salvarán en parte las coberturas que contrató Hacienda, pero el otro, que Dios nos agarre confesados de proseguirse expandiendo irresponsablemente los subsidios y precios congelados calderonistas.

 

No sé, pero de momento me pregunto una vez más ¿quién rescatará a los gobiernos de la debacle financiera? Me temo que todos los que los mantenemos, los contribuyentes cautivos.

 

Por desgracia, y en virtud de que los contribuyentes no estamos organizados, para los gobiernos de casi todo el planeta lo más sencillo es gastar más y más para acabar súper endeudados. Luego, viene la crisis, los ajustes, y en vez de enmendar los errores, corregir el exceso fiscal, reducir el tamaño del aparato gubernamental, nada, son los impuestos altos los que regresan para salvar a empresas quebradas y, por supuesto, a los gobiernos endeudados.

 

Cheque el lector cómo la semana pasada bloquearon los gobiernos mexicanos estatales la eliminación de la tenencia vehicular (encabezados por el más populista de todos, Marcelo Ebrard). Insisto, antes que eliminar los programas populistas, que en nada ayudan a los pobres, y que en cambio representan un gran costo de oportunidad para la sociedad, se impone lo más fácil, la expoliación fiscal de los contribuyentes. La burocracia aplastando a los individuos productivos. Lamentable, pero ahí está la historia.

 

En vista de que se vienen tiempos muy duros, lo único que deseo es que no vuelvan a surgir, los Hitler, los Stalin. En estas crisis la gente es proclive a los mesianismos. Por lo pronto en Latinoamérica sigue avanzando sigilosamente el mesianismo comunista aliado con fundamentalismos islámicos. Qué peligro para la libertad.

 

A ver si de una vez entendemos que los gobiernos son “esa gran ficción mediante la cuál cada quien busca vivir a expensas de los demás”.

• Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus