Pesos y contrapesos
Mar 17, 2009
Arturo Damm

Regular, ¿a quién?

Los encargados de idear la regulación, lo mismo que los encargados de aplicarla, son seres humanos, lastrados por elementos que van desde los prejuicios ideológicos hasta los intereses creados. Por ello, ¿quién regula a los reguladores?

No son pocos los que creen que la causa de la recesión es la falta de regulación sobre el sector financiero, es decir, sobre el manejo del dinero, razón por la cual proponen, no con el fin de salir de la actual recesión, pero sí con el objetivo de evitar otra similar en el futuro, aumentar y mejorar la regulación, con la intención de evitar excesos y defectos que, más allá de ciertos límites, son causa de problemas económicos.

 

Supongamos, por un momento, que quienes tales cosas afirman tienen razón, y que la causa de la recesión es la mala y/o poca regulación del gobierno sobre los actores financieros y que, a partir de ya, la regulación mejora y/o aumenta. Entonces la pregunta debe ser, ¿quién regula a los reguladores? La regulación, ¿realmente será la mejor? Y de serlo, ¿se aplicará correctamente? No hay que olvidar que los encargados de idear la regulación, lo mismo que los encargados de aplicarla, son seres humanos, lastrados por elementos que van desde los prejuicios ideológicos hasta los intereses creados. Por ello, ¿quién regula a los reguladores?

 

Aceptando el argumento a favor de la regulación del manejo del dinero, más importante resulta la regulación de la producción del dinero. Aceptando el argumento a favor de la regulación del sector financiero, más importante, ¡mucho más!, resulta la regulación que debe ejercerse sobre los bancos centrales, para evitar que emitan dinero sin ton ni son. Esta es la regulación que debe proponerse, e imponerse, y esa es la única regulación de la que no se ha hablado.

 

Lo primero que hay que tener claro es que la crisis no es el resultado del mal manejo del dinero, responsabilidad de los agentes financieros, sino de la excesiva producción del mismo, responsabilidad de los bancos centrales, en concreto de la Reserva Federal, el banco central estadounidense. El mal manejo del dinero da como resultado los quebrantos de unos cuantos, desde ahorradores, pasando por bancos, hasta deudores, pero, por sí solo, no es capaz de generar una recesión generalizada como la que enfrentamos hoy, problema que solamente puede ser el resultado de la excesiva producción de dinero, que no depende de los agentes financieros, sino de los bancos centrales.

 

Lo que hay que regular es la producción de dinero, para lo cual, en el peor de los casos, adoptando la regla monetaria de Milton Friedman, hay que imponerle un límite a la capacidad de los bancos centrales para emitirlo y, en el mejor, haciendo caso de la propuesta de Friedrich A. von Hayek, eliminar, de una buena vez por todas, los bancos centrales, para regresar a un sistema monetario de dinero mercancía, con valor intrínseco, respaldado por plata; ofrecido por emisores privados, compitiendo entre sí por el favor de los agentes económicos; con la libertad para que dichos agentes elijan el dinero que mejor les garantice la preservación de su poder adquisitivo.

 

Mucho se ha diagnosticado la crisis, desde sus causas hasta sus soluciones, pero muy pocos han señalado, como su causa, la excesiva emisión primara de dinero que llevó a cabo la Reserva Federal, y muy pocos han señalado, como condición indispensable para evitar otra crisis en futuro, el regular la producción de dinero, el imponer un límite a la capacidad de emisión de los bancos centrales. Y, mientras esto no se haga, la historia del ciclo económico será la historia de nunca acabar.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?
Arturo Damm
• El reto
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante