VIERNES, 20 DE MARZO DE 2009
Represalias comerciales

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Isaac Katz







“¿Quién gana y quién pierde con la guerra comercial desatada por Estados Unidos?”


Las guerras comerciales son claramente perjudiciales, tal como lo señala la evidencia de que la recesión de 1929 – 1930 se convirtió en la gran depresión de 1931 – 1933 por la política estadounidense de imponer restricciones al comercio internacional y las represalias que esa decisión desató en el resto del mundo. A pesar de ello, el gobierno estadounidense está por empezar una guerra comercial que puede traer nuevamente funestas consecuencias ahora que el mundo está sumido en una grave crisis económica.

 

Una vez más el gobierno de Estados Unidos violó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Ya lo había hecho varias veces con anterioridad, destacando el caso de la imposición de barreras a las exportaciones canadienses de madera y papel, como lo hizo con México en materia del azúcar y en el transporte de carga por carretera. Ese último tema vuelve a la palestra con la decisión que tomó el Congreso estadounidense y avalada por el presidente Obama, convencido proteccionista, quienes ante la presión ejercida por el sindicato de transportistas (el Teamsters union), eliminaron el programa piloto que se había instrumentado en 2007 para permitir el ingreso de camiones mexicanos al mercado estadounidense. El daño causado por la estúpida decisión del gobierno estadounidense se estima asciende a 2,400 millones de dólares. Y el gobierno mexicano, tal como lo permite el propio TLCAN, tomó represalias por un monto equivalente imponiendo aranceles de entre 10 y 45% a las exportaciones estadounidenses de 89 diferentes productos.

 

¿Quién gana y quién pierde con la guerra comercial desatada por Estados Unidos? Solo ganan los transportistas estadounidenses, todos los demás pierden. Primero, cualquier tipo de medidas proteccionistas destruyen el comercio internacional y en consecuencia todos los involucrados pierden, particularmente cuando existe sólida evidencia de que la expansión del comercio internacional es una de las principales fuentes de crecimiento económico y de aumento en el bienestar de la población. Segundo, se genera una fenómeno conocido como “diversión de comercio” hacia proveedores más ineficientes y por lo mismo más caros. Tercero, pierden los consumidores mexicanos que ahora pagarán precios más elevados por estos bienes. Cuarto, pierden los exportadores estadounidenses que ahora verán reducidas sus ventas a México, particularmente si para estos productores las exportaciones hacia México representan una parte significativa del total de su producción (como sucede con gran parte de los 89 productos a los cuales se les impusieron los aranceles). Quinto, pierden los consumidores estadounidenses que también pagarán precios más elevados derivados de mayores costos de transporte por haberse fortalecido el monopolio de los Teamsters.

 

Dados los daños que genera una guerra comercial, la opción más eficiente para enfrentar la violación del TLCAN por parte de Estados Unidos, en lugar de imponer aranceles, es exigir la restitución del daño causado con un pago en efectivo. México tiene que exigir que el gobierno estadounidense desembolse los 2,400 millones de dólares para compensar a los transportistas mexicanos. Además, hay que aprovechar la próxima reunión del G – 20 en Londres para denunciar vehemente las prácticas proteccionistas de Estados Unidos.

 

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus