VIERNES, 3 DE ABRIL DE 2009
La caída

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU

Arturo Damm
• Pobreza

Arturo Damm
• Reforma fiscal, ¿para qué?

Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Aquí tenemos, con datos duros, y por lo tanto más allá de las opiniones de tiros y troyanos, una muestra de la fuerza de la recesión, es decir, de la lluvia que nos viene desde los Estados Unidos.”


Ya contamos con algunas cifras (datos duros, no los dimes y diretes que tanto les gustan, sobre todo, a nuestros políticos, de los cuales hacen eco algunos medios de comunicación), que nos muestran los efectos de la recesión en la economía mexicana, efectos considerables, sobre todo porque llueve sobre mojado, sin olvidar que la lluvia es responsabilidad de los estadounidenses (lo que hicieron para provocar la crisis), pero lo mojado es responsabilidad nuestra (lo que no hemos hecho para elevar la competitividad y productividad de nuestra economía).

 

Comparto algunas cifras.

 

En marzo del 2008 el tipo de cambio promedió 10.84 pesos por dólar; año de por medio, en marzo pasado, el promedio mensual fue de 14.76, lo cual dio como resultado una devaluación del 36.6 por ciento.

 

En febrero del 2008 las exportaciones e importaciones registraron, respectivamente, crecimientos de 13.6 y 24.1 por ciento. ¿Cuál fue su comportamiento un año después, en febrero de 2009? Menos 29.6 y menos 30.7 por ciento, respectivamente.

 

En febrero de 2008 la tasa de desempleo abierto fue 3.91 por ciento de la población económicamente activa; un año después, febrero de 2009 se ubicó en 5.30. En febrero del año pasado, en el sector formal de la economía, laboraron 14 millones 396 mil 101 personas; transcurrido un año, en febrero pasado, la cifra se redujo a 14 millones 026 mil 501 personas, lo cual dio como resultado una pérdida, de puestos de trabajo, en el sector formal de la economía, de 369 mil 600.

 

En febrero de 2008 la inflación anual fue 3.72 por ciento; en febrero de 2009, un año después, la misma alcanzó 6.20 puntos porcentuales (si bien es cierto que en los dos primeros meses del año mantuvo una tendencia a la baja: 6.53 en diciembre, 6.28 en enero y 6.20 en febrero).

 

En enero del 2008 el consumo de las familias (medido por las ventas de los establecimientos comerciales dedicados al menudeo) creció, en términos anuales, 3.9 puntos porcentuales. Un año después, en enero pasado, el consumo decreció 4.6 por ciento.

 

En enero del 2008 el Indicador Global de la Actividad Económica (que, según lo señala el INEGI, incorpora información preliminar y no incluye la totalidad de las actividades que integran el Producto Interno Bruto Trimestral, por lo que debe considerarse como un indicador de tendencia o dirección de la economía mexicana en el corto plazo), registró crecimiento de 3.72 por ciento, que se convirtió en decrecimiento de 9.48 puntos porcentuales en enero de 2009.

 

Aquí tenemos, con datos duros, y por lo tanto más allá de las opiniones de tiros y troyanos, una muestra de la fuerza de la recesión, es decir, de la lluvia que nos viene desde los Estados Unidos. Pero no olvidemos que nos llueve sobre mojado, y que lo mojado es responsabilidad nuestra, en concreto de quienes no han sido capaces de cambiar el marco institucional de la economía para hacerla más competitiva y productiva.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus