Pesos y contrapesos
May 18, 2009
Arturo Damm

Banxico, ¡cuidado!

Es cierto, en enero, febrero y marzo la inflación mostró una inflexión a la baja, pero también es cierto que, en abril, la inflexión cambió de rumbo y la inflación repuntó, hecho que no se menciona en el comunicado de política monetaria, omisión grave, sobre todo si aceptamos que la única tarea del banco central debe ser preservar el poder adquisitivo del dinero.

La única tarea de cualquier banco central debe ser preservar el poder adquisitivo del dinero, tarea en la cual, en 2008, el Banco de México falló, ya que la inflación pasó de 3.76 a 6.53 por ciento, dando como resultado un repunte de 2.77 puntos porcentuales, ¡equivalente al 73.7 por ciento!, inflación que, durante los tres primeros meses del año, retomó la tendencia a la baja: 6.28 en enero, 6.20 en febrero, 6.04 en marzo. En abril repuntó a 6.17 por ciento, lo cual quiere decir que la autoridad monetaria debe redoblar esfuerzos con el fin, inmediato, de que la inflación retome la tendencia a la baja y, mediato, de alcanzar la meta del 3 por ciento. Hoy la inflación es poco más del doble de la que la misma autoridad monetaria considera la máxima deseable.

 

En lo que va del año la autoridad monetaria ha bajado, desde 8.25 (16 de enero) hasta 5.75 por ciento (15 de mayo), la Tasa de Interés Interbancaria a un día, con el fin, no de contener las presiones inflacionarias, sino de aliviar las recesivas, tal y como se deduce de uno de los párrafos del último anuncio de política monetaria, dado a conocer el viernes 15, en el cual leemos que “la fuerte contracción económica ha implicado un deterioro más fuerte del balance de riesgos por el lado de la actividad económica que en lo tocante a la inflación”, lo cual muestra que el banco central, cuya única tarea debe ser preservar del poder adquisitivo del dinero, está, no solamente preocupado, lo cual no tendría nada de malo, sino también ocupado, ¡lo cual es preocupante!, con el tema de la recesión, y que la baja en la tasa de interés no tiene como objetivo combatir las presiones inflacionarias, sino encarar las recesivas, sobre todo a partir del reconocimiento de que “la fuerte contracción de la actividad económica en los primeros meses del año se intensificará seguramente durante los próximos meses…”

 

En el comunicado de Banxico se señala que “la inflación mostró un punto de inflexión en el mes de diciembre”, y se apunta que “tanto la mayor brecha del producto (el menor ritmo de la actividad económica), como la mayor estabilidad observada en el tipo de cambio (la revaluación de las últimas semanas), deben resultar en un descenso más pronunciado de la inflación en los próximos meses”, lo cual, de darse, será resultado, tal y como se reconoce, de la estabilidad cambiaria y el menor ritmo de la actividad económica, pero no de la política monetaria, que, por la baja en la tasa de interés, se ha relajado.

 

Es cierto, en enero, febrero y marzo la inflación mostró una inflexión a la baja, pero también es cierto que, en abril, la inflexión cambió de rumbo y la inflación repuntó, hecho que no se menciona en el comunicado de política monetaria, omisión grave, sobre todo si aceptamos que la única tarea del banco central debe ser preservar el poder adquisitivo del dinero. Banxico, ¿cuidado!

 



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?
Arturo Damm
• El reto
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante