Interamérica hoy
Jul 21, 2009
Carlos Ball

Venezuela, miseria socialista

Si a un gráfico que muestra la curva del incremento de regulaciones, multas e intervención gubernamental en la economía venezolana lo vemos a la inversa, nos mostraría bastante bien la caída de la producción petrolera, industrial y agrícola en Venezuela.

Quien todavía tenga dudas que el socialismo conduce irremediablemente a la miseria debe observar lo sucedido en Cuba a lo largo de 50 años y en Venezuela durante los últimos 10 años. El gobierno grande y todopoderoso logra beneficiar a un número muy limitado de personas porque bajo el estatismo socialista no hay adelantos ni innovaciones en la industria o el comercio. Fidel Castro se copió casi todo de la fracasada Unión Soviética y ahora Hugo Chávez se copia lo hecho por Castro en Cuba.

 

Los adelantos e innovaciones no pueden ser planeados por el gobierno, sino que necesariamente son el producto de la dedicación y esfuerzo individual de quienes buscan mejorar su propia situación económica. Sin proponérselo, con ello logran contribuir al bienestar de toda la sociedad. Comparemos mentalmente el número de invenciones y mejoras producidas en los Estados Unidos durante el siglo XX con las que se lograron en la Unión Soviética.

 

En muchos países latinoamericanos hay ministerios de planificación que solamente han logrado frenar el desarrollo de esas naciones, malgastando el dinero de la población y promoviendo dañinos controles. Los inventos e innovaciones surgen de gente libre que asume los riesgos de dedicar tiempo y dinero a desarrollar alguna idea o un nuevo proyecto. Si tienen éxito obtienen un beneficio personal, pero -al mismo tiempo- están beneficiando con ello a sus conciudadanos, creando empleos y mejorando el nivel de vida.

 

El verdadero desarrollo económico no depende de las discusiones de los políticos en el Congreso, de los ministros en el gabinete y, mucho menos, de lo que nos impone la burocracia, sino del flujo de innovaciones que jamás pueden ser planeadas centralmente. Claro que si no hay respeto por los derechos de propiedad, nadie tendrá el incentivo ni perderá su tiempo y dinero tratando de lograr un mejor producto o mejor servicio, porque entonces ni él ni su familia se verían beneficiados.

 

En una sociedad libre, mercados competitivos reemplazan las órdenes emanadas de la cúpula política y la libertad de intercambio genera los incentivos para innovar, todo lo cual mejora el nivel de vida de la gente. Ese es el verdadero capitalismo, tan despreciado por los políticos de izquierda.

 

Y los mismos políticos que se rasgan las vestiduras en supuesta defensa de los pobres son los que  siempre están dispuestos a generar inflación, gastando mucho más de los ingresos del gobierno, devalúan la moneda y endeudan a la nación.

 

Chávez, en Venezuela,  está  expropiando haciendas productivas e industrias exitosas, aparentemente sin entender, o no importarle, que cuando algo es de todos no le duele a nadie, por lo que automáticamente desaparecen todos los incentivos para operar eficientemente, aumentar la producción y generar ganancias. Por el contrario, el incentivo entonces es congraciarse con el gobernante, tomar decisiones que aumenten su poder y que tiendan a perpetuarlo en el palacio presidencial.

 

Si a un gráfico que muestra la curva del incremento de regulaciones, multas e intervención gubernamental en la economía venezolana lo vemos a la inversa, nos mostraría bastante bien la caída de la producción petrolera, industrial y agrícola en Venezuela.   

 

___* Director de la agencia AIPE.

© www.aipenet.com

• Venezuela • Socialismo


Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Una tendencia lamentable en el desarrollo de la ciencia económica en las últimas décadas ha sido el considerar al Estado y no al emprendedor como el actor principal del proceso económico.

Rafael Ramírez de Alba
Entrar
Encuesta de la semana
¿Es el sorteo de la Lotería Nacional en torno a la rifa del avión presidencial la peor de las ocurrencias del presidente López Obrador?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Friedman, 50 años después
Arturo Damm
• Tipo de cambio: $20.99
Ricardo Valenzuela
• Más vientos de guerra
Arturo Damm
• Progreso social
Víctor Hugo Becerra
• El Grupo de Puebla: Con P de putrefacto