JUEVES, 23 DE JULIO DE 2009
Los narcos de Michael Jackson

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Responsabilidad social?

Arturo Damm
• IED, preocupante

Luis Pazos
• Más impuestos menos crecimiento ¡lógico!

Arturo Damm
• Desaceleración, más muestras

Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Henry Miller







“La muerte de Jackson, que seguramente estuvo relacionada a la farmacopea que había logrado acumular y debido a su predilección por drogas tanto legales como ilegales, plantea varias interrogantes.”


De ser cierta la información sobre potentes drogas encontradas entre las medicinas de Michael Jackson, no sorprende que él haya sufrido un ataque cardíaco, probablemente precedido por falta de respiración. La lista de medicinas que le encontraron incluye sedativos, calmantes y anestésicos, varios de los cuales deben ser administrados con moderación, dentro de un hospital y bajo estricta supervisión médica.

 

La muerte de Jackson, que seguramente estuvo relacionada a la farmacopea que había logrado acumular y debido a su predilección por drogas tanto legales como ilegales, plantea varias interrogantes. Una es cómo logró obtener varias de las sustancias encontradas en su casa. Los médicos no suelen dar recetas por algunas de ellas, ni es posible obtenerlas en farmacias que operan fuera de los hospitales.

 

La anestesióloga Shelley Fleet se mostró consternada de que Jackson tuviese acceso al anestésico Probofol (Diprivan), “una droga muy peligrosa para ser administrada por alguien que no sea anestesiólogo. La mayoría de los médicos no sabrían mantener funcionando las vías respiratorias y es difícil distinguir el sueño con apnea”, es decir, la falta de respiración. Continuó afirmando que “una sobredosis de Demerol puede matar… Jackson requería con urgencia un intenso tratamiento de rehabilitación”.

 

Lo más indignante de todo es la increíble falta de responsabilidad de médicos y farmacéutas que tienen que haber conspirado para conseguirle esas peligrosas medicinas a un adicto que, obviamente, abusaba de ellas.

 

Los médicos y organismos sanitarios tienen la obligación de analizar aberraciones y proteger a los pacientes. No proceder así es considerado, en algunas jurisdicciones, como homicidio involuntario, como bien lo saben tanto el fiscal como el departamento de policía de Los Ángeles.

 

___* Médico y biólogo investigador de Hoover Institution, Universidad de Stanford.

© www.aipenet.com

• Drogas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus