MIÉRCOLES, 30 DE SEPTIEMBRE DE 2009
Impuestos: ¿Quién paga más?

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Artemio Estrella







“Los pobres son pobres, no por culpa nuestra, ni de los más ricos. Si eres de clase media, haz las cuentas, ¿serás el culpable de que se mal utilice el dinero que tanto esfuerzo te cuesta generar?”


En el artículo de ayer, Impuestos: ¿eres digno de disfrutar del fruto de tu trabajo?, con un cálculo simple obtuve que en promedio a los mexicanos se nos quitaba el 12.43% de nuestras ganancias, por concepto de impuestos.

 

Casi de inmediato, Francisco Javier Rovalo, me hizo una observación. Él hacía un cálculo de lo que paga o puede llegar a pagar alguien de clase media: 59.72% en impuestos.

Por eso yo aclaré, en el citado artículo, que había estudios que indicaban que la clase media paga 45% en impuestos, aproximadamente.

 

Y para eso basta un simple cálculo: observando mi recibo de nómina me doy cuenta que de mi sueldo me rebajan casi el 20% por concepto de impuestos y otras deducciones (IMSS e INFONAVIT, servicios gubernamentales que no uso). Pero allí no acaba la cosa, con el dinero que se me deposita en mi cuenta, vía nómina, hago algunos gastos, unos generan IVA y otros no. Haciendo la cuenta del total –aproximado– de impuestos que yo pago (entre ISR e IVA), me arroja el espantoso resultado de 33% en impuestos. Tomando en cuenta solo impuestos directos y sin sumar el costo oculto que genera todo nuestro aparato fiscal.

 

Si lo llevamos a días del año, nos arroja nada más y nada menos que 121 días del año. 121 días de mi vida le pertenecen al gobierno cada año, para que este los redistribuya como mejor le parece, pues no somos dignos –según el gobierno– de ocupar ese tiempo para nosotros mismos y nuestras familias. ¿Parece exagerado?, ¡pues lo es!

 

Lo peor es que no nos damos cuenta de ello y caemos en el engaño: los castigados son los pobres. Y no es que no me preocupe la pobreza, sino que no habrá manera de sacar a los pobres de pobres, si a la clase media no la dejan tomar la decisión sobre el uso eficiente de sus recursos.

 

Los pobres son pobres, no por culpa nuestra, ni de los más ricos. Si eres de clase media, haz las cuentas, ¿serás el culpable de que se mal utilice el dinero que tanto esfuerzo te cuesta generar?

 

¿Quién es el esclavo en esta sociedad?, nos han enseñado que la clase trabajadora lo es, nos han dicho que de clase media para arriba somos los privilegiados, ¿lo somos? Nos quitan un tercio de nuestras vidas y ¡somos privilegiados!

 

Queda claro quién es el que paga más en nuestra sociedad mexicana. También queda claro que como no entendemos cuál es nuestro rol en esta sociedad (la de ser esclavos), el gobierno con toda la confianza del mundo nos va a subir la carga impositiva a un 2% más.

 

Prometí que hablaría del impuesto al consumo, un tipo de impuesto que ha funcionado en otros países para recaudar más impuestos (¿más con menos o menos con más?). Creo que lo dejaré para mañana.

• Política fiscal • Impuestos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus