LUNES, 12 DE OCTUBRE DE 2009
El nuevo chantaje sindical

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Arturo Damm
• Empresarios

Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

Godofredo Rivera







“No soy fan de Calderón, especialmente cuando se trata de un Presidente que propone nuevos y más altos impuestos, pero estoy consciente de que un avance para un futuro mercado eléctrico eficiente pasa por desarmar a los sindicatos corruptos que son un verdadero lastre y que representan un altísimo costo para los contribuyentes cautivos.”


No sé donde terminará esto, pero si el Presidente Calderón cede una vez más ante el chantaje del líder sindical corrupto de los electricistas (no me vengan con las sangronadas de que el presidente está invadiendo la esfera de un sindicato autónomo; si tanta autonomía se quiere hacer valer, deberían comenzar con la financiera y no depender de la dádiva gubernamental) estamos fritos, especialmente los contribuyentes cautivos.

 

Desde hace varios sexenios la Compañía de Luz y Fuerza del Centro da un pésimo servicio (con tarifas carísimas y subsidiadas) y pierde miles de millones de pesos. Cualquier capitalino lo sabe. Tan sólo este año tendrá que fondearse con un subsidio gigantesco, de más de 40 mil millones de pesos.

 

Con una plantilla laboral que ronda los 35 mil trabajadores activos (de acuerdo a los especialistas podría operar con menos de ocho mil técnicos, pero ya sabe el lector cómo se manejan estas empresas estatales que tienen sindicatos que comercian las plazas y terminan engordando y endosando -a la sociedad- los costos de los trabajadores que están de más) es increíble que este monopolio pierda dinero. Parte del exceso de personal se debe a que el sindicato ha exigido que la empresa realice actividades que ninguna firma de electricidad en el mundo lleva a cabo. Así, los trabajadores fabrican los postes y sus uniformes. Son ellos también quienes entregan los recibos de pago. Esto le cuesta mucho más a Luz y Fuerza que contratar servicios externos. Así se las gastan las empresas del gobierno.

 

Obvio, los monopolios gubernamentales en México son ineficientes por una sencilla razón: se manejan con criterios políticos y tienen sindicatos corruptos.

 

El Presidente Calderón quiere más impuestos, pero al igual que su antecesor panista, no han tocado ni con el pétalo de una rosa a los nefastos y corruptos sindicatos de las empresas del gobierno. Es hora señor Presidente ó su oportunidad habrá pasado y el costo será el regreso del PRI a la presidencia.

 

El corrupto líder sindical ya se apresta con López y sus huestes a defender sus “minas de oro.” Por lo pronto ya empezaron con sus marchas de acarreados que siempre jode a los capitalinos ajenos al conflicto. Y ya amenazan con proseguir y con dejar sin energía eléctrica al Valle de México. Por supuesto, ya se unieron otros parásitos líderes sindicales incrustados desde universidades hasta los de la burocracia.

 

Y no seamos ingenuos, amigo lector, la solución ideal que sería crear un mercado eléctrico libre, está muy lejos. Para ello habría que cambiar a los socialistas artículos 27 y 28 de la constitución, lo que con los actuales políticos simple y sencillamente se antoja imposible.

 

Sin embargo, un avance sería liquidar a LFC (no esperar a la requisa), investigar y en su caso juzgar la actuación corrupta de los líderes sindicales de la quebrada empresa. Al final sería la CFE la que quedaría operando, pero lo más importante, ya sin las cuantiosas pérdidas en que incurre LFC. Si después no hay una reforma profunda que libere este mercado, nada nos garantiza que CFE se vuelva similar a LFC. Ya hoy CFE tiene algunas deudas que en el futuro serán muy pesadas. A ver si después no nos las endosan los políticos a los contribuyentes cautivos como ya lo empezaron hacer con PEMEX. Esa es la maldición de las empresas del gobierno.

 

Calderón está frente a una disyuntiva: proseguir negociando, y lo peor, seguir subsidiando millonariamente a una empresa quebrada con un sindicato corrupto (cuyos líderes son millonarios), ó ley en mano, meter orden y poner su raya ante los viejos sindicatos corruptos del gobierno y que son producto del estatismo priísta que reinó 70 años.

 

El Presidente debe estar consciente de que los mexicanos -y en especial los defeños- estamos a favor del cambio, a favor de eliminar los privilegios de los parásitos, especialmente los incrustados en los viejos sindicatos.

 

Si el Presidente cede, habrán triunfado López y los corruptos líderes sindicales, y lo peor, habrá cavado la tumba de su partido para las próximas elecciones. Si el Presidente cede se habrá comportado como los priístas que siempre se hincaron ante el chantaje sindical de LFC.

 

No soy fan de Calderón, especialmente cuando se trata de un Presidente que propone nuevos y más altos impuestos, pero estoy consciente de que un avance para un futuro mercado eléctrico eficiente pasa por desarmar a los sindicatos corruptos que son un verdadero lastre y que representan un altísimo costo para los contribuyentes cautivos. Si va así, todo mi apoyo al Presidente. Si es pura pose, qué tristeza. Ya veremos, pero si no hay avance estoy ya pensando que nuestros políticos no tienen remedio.

• Luz y Fuerza del Centro

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus