VIERNES, 23 DE OCTUBRE DE 2009
Liquidación de Luz y Fuerza

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor

Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“No tengo duda de que el contrato colectivo de Luz y Fuerza del Centro era excesivamente oneroso. Pero pensar que los problemas de ineficiencia y de robos de electricidad se acabarán simplemente por la liquidación de la empresa y el contrato colectivo es no entender la complejidad de los problemas que ha enfrentado Luz y Fuerza. ”


Me encuentro entre quienes piensan que la liquidación de Luz y Fuerza del Centro era inevitable. La empresa había sido inviable desde hace mucho tiempo. Luis Echeverría la puso en liquidación desde 1974, pero Carlos Salinas de Gortari la rescató de la extinción en 1994 debido a que el Sindicato Mexicano de Electricistas le había sido leal en la campaña presidencial de 1988 y a todo lo largo de su sexenio.

 

El costo de 42 mil millones de pesos al año a los contribuyentes como subsidio a la paraestatal está documentado en las propias cifras de la administración pública federal, como lo está el exceso de personal. La incapacidad para proporcionar el servicio de electricidad a las nuevas empresas, centros comerciales y desarrollos habitacionales ha afectado de manera importante la inversión. Quizá por eso la medida ha sido respaldada por gobernadores priistas como Enrique Peña Nieto del estado de México y Miguel Ángel Osorio Chong. El rechazo del perredista jefe de gobierno de la ciudad de México, Marcelo Ebrard, y de su predecesor Andrés Manuel López Obrador tiene más que ver con razones políticas que con una decisión de garantizar el mejor servicio posible de electricidad para los habitantes de la ciudad de México.

 

No puede culparse al sindicato, sin embargo, de todos los males de la paraestatal. Buena razón tiene Martín Esparza --el líder del SME a quien la Secretaría del Trabajo le negó la toma de nota como secretario general-- cuando dice que si de lo que se trata es de medir la eficiencia, muchas entidades del gobierno federal, y no sólo Luz y Fuerza del Centro, deberían ser liquidadas.

 

Desde hace años las autoridades del país habían dado por perdida a Luz y Fuerza del Centro. Un acuerdo con el SME para mejorar la eficiencia de la paraestatal, y en particular reducir las cuantiosas pérdidas de energía, que rebasaban el 30 por ciento, mantuvo en suspenso la decisión de liquidarla durante algún tiempo, pero al final no se consiguieron avances suficientes. Algunas inversiones importantes que habrían permitido mejorar la competitividad de la empresa, sin embargo, no se han hecho, especialmente en un nuevo sistema automatizado de facturación que habría impedido los cobros abusivos que se han vuelto comunes y ante los cuales no se daba ninguna opción a los usuarios… excepto pagar y callar.

 

El reto que enfrenta la Comisión Federal de Electricidad al hacerse cargo de la operación de Luz y Fuerza del Centro es enorme. La Comisión ha tenido desde hace tiempo una mayor eficiencia que su contraparte del centro del país. En cierta medida esto se debe a que el SUTERM, el sindicato de la Comisión, ha sido más razonable en sus exigencias que el SME en Luz y Fuerza del Centro.

 

Pero hay otras razones de la diferencia de eficiencia que no podrán reproducirse en la zona central del país. Para empezar la Comisión produce la mayor parte de la electricidad que distribuye, cosa que no puede hacer Luz y Fuerza por razones geográficas y ambientales. Muchas de las pérdidas de Luz y Fuerza son producto de robos que se hacen a los cables de distribución, pero el problema aquí es que los trabajadores de la electricidad no tienen capacidad legal para enfrentarse físicamente o castigar a quienes de esta manera se roban un bien público.

 

No tengo duda de que el contrato colectivo de Luz y Fuerza del Centro era excesivamente oneroso. Pero pensar que los problemas de ineficiencia y de robos de electricidad se acabarán simplemente por la liquidación de la empresa y el contrato colectivo es no entender la complejidad de los problemas que ha enfrentado Luz y Fuerza.

 

• Luz y Fuerza del Centro

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus