JUEVES, 12 DE NOVIEMBRE DE 2009
Por qué subieron los impuestos

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“No ha sido la caída de los ingresos sino el exceso de gasto del gobierno lo que ha hecho que los políticos nos suban los impuestos a todos.”


Se espera que las modificaciones al régimen de consolidación fiscal que han sido aprobadas por el Congreso representen un impuesto adicional de casi 12 mil millones de pesos para las grandes empresas de nuestro país. A esto habría que añadir lo que se cobrará a las empresas por el aumento de dos puntos en la tasa máxima del impuesto sobre la renta.

 

Esto podría parecer una buena noticia para quienes piensan que las grandes empresas de nuestro país no pagan suficientes impuestos. En esta idea han coincido en las últimas semanas dos políticos aparentemente muy diferentes: el presidente panista Felipe Calderón y el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.

 

Pero cuidado, porque lo que nos dicen los economistas es que las empresas nunca pagan realmente impuestos. Simplemente los trasladan a los consumidores. Si suben los costos de todas las empresas en una economía o en un determinado sector de la economía debido a un aumento de impuestos, lo que harán todas será subir los precios. Los consumidores no tendrán más opción que pagarlos.

 

Los mayores impuestos que ha ordenado el presidente y que han avalado diputados y senadores se cargarán finalmente a los mexicanos comunes y corrientes, ya sea a través de mayores precios o peores calidades en los productos y servicios que consumimos.

 

Quizá los políticos puedan festejar el hecho de que se quedarán con un mayor porcentaje del gasto nacional, pero los mexicanos no tenemos nada que celebrar, ya que a nosotros se nos cobrará la factura.

 

Dicen los polìticos, empezando por el presidente y seguido por el secretario de hacienda, que el alza de impuestos ha sido necesaria por la caída en los ingresos gubernamentales de los últimos años. Con esto, quizá, el presidente Calderón busca ocultar el hecho de que en el 2006 hizo campaña prometiendo bajar impuestos y especialmente el ISR. Sin embargo, los ingresos del gobierno, incluidos los petroleros, tendrán en el 2010 su segundo mayor nivel en la historia.

 

La verdad es que no ha sido la caída de los ingresos sino el exceso de gasto del gobierno lo que ha hecho que los políticos nos suban los impuestos a todos. Entre 2005 y 2008, según cifras oficiales de la Secretaría de Hacienda, el gasto neto del gobierno aumentó 35.1 por ciento. Por supuesto que en ese lapso no subieron así los ingresos de los mexicanos. Por eso nos castiga el gobierno quitándonos una parte mayor de nuestro salario para poder gastar más.

 

Los aumentos de los gastos se encuentran en todos los niveles y órdenes del gobierno. Han aumentado de manera muy importante las transferencias de dinero a los gobiernos estatales y municipales. Ha aumentado también la alta burocracia en el gobierno federal. Es verdad que se ha incrementado el gasto social, el cual ha alcanzado los mayores niveles de su historia, pero la administración de este dinero ha sido muy deficiente. Ahí está como prueba el hecho de que la pobreza aumentó de 42 por ciento a 47 por ciento de los mexicanos entre 2006 y 2008, los dos primeros años del gobierno de Calderón, y antes de que empezara la crisis económica de este 2009, en tanto que la pobreza alimentaria o extrema pasó de 13 a 18 por ciento. El simple aumento del gasto social, como vemos, no disminuye la pobreza.

• Reforma fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus