Pesos y contrapesos
Nov 13, 2009
Arturo Damm

Leyes = ¿Sugerencias?

En México las leyes no pasan de ser meras sugerencias, insinuaciones cuyo cumplimiento se deja al arbitrio de la gente, es decir, a la voluntad no dirigida por la razón sino por el apetito o capricho, lo cual, cuando del cumplimiento de las leyes se trata, y cuando dicho cumplimiento debe ser el de los legisladores, resulta grave.

En el artículo 74 de la Ley Federal del Trabajo se leía lo siguiente: “Son días de descanso obligatorio: I. El 1o. de enero; II. El 5 de febrero; III. El 21 de marzo; IV. El 1o. de mayo; V. El 16 de septiembre; VI. El 20 de noviembre; VII. El 1o. de diciembre de cada seis años, cuando corresponda a la trasmisión del poder ejecutivo federal; y VIII. El 25 de diciembre. IX. El que determinen las leyes federales y locales, electorales, en el caso de elecciones ordinarias, para efectuar la jornada electoral”.

 

¿Qué dice la ley? Que el 20 de noviembre es, entre otras, fecha de descanso obligatorio, y no hay lugar para la interpretación: el texto, y el espíritu del mismo, están claros. Sin embargo…

 

Sin embargo, de acuerdo al decreto que reforma el artículo 74 de la Ley Federal del Trabajo, publicado en el Diario Oficial del 17 de enero de 2006, los día de descanso obligatorio para 2009 serán: jueves 1 de enero; lunes 2 de febrero, en conmemoración del 5 de febrero; lunes 16 de marzo, en conmemoración del 21 de marzo; viernes 1 de mayo; miércoles 16 de septiembre; lunes 16 de noviembre, en conmemoración del 20 de noviembre; viernes 25 de diciembre, y el que determinen las leyes federales y locales electorales, por lo cual, estrictamente hablando, el 20 de noviembre no es un día de descanso obligatorio.

 

¿Qué dice el mentado decreto? Que el 16 de noviembre, no el 20, es la fecha de descanso obligatorio, no habiendo lugar para la interpretación: el texto, y el espíritu del mismo, están claros. Sin embargo…

 

Sin embargo, con fecha 28 de octubre, la Cámara de Diputados propuso una iniciativa para que este año fueran días de descanso obligatorio, para conmemorar el aniversario de la Revolución, tanto el lunes 16 como el viernes 20, propuesta que desató la madre de todas las batallas por el calendario cívico, muestra, entre otras muchas cosas, de que en México, en este caso comenzando por los legisladores, las leyes no pasan de ser meras sugerencias,  insinuaciones cuyo cumplimiento se deja al arbitrio de la gente, es decir, a la voluntad no dirigida por la razón sino por el apetito o capricho, lo cual, cuando del cumplimiento de las leyes se trata, y cuando dicho cumplimiento debe ser el de los legisladores, resulta grave. El buen juez, ¿por dónde empieza?

 

¿Por qué el afán de mover los días de asueto? ¿Por qué mover unos sí y otros no? ¿Por qué, en el 2009, sí se respetó el 16 de septiembre  y no el 20 de noviembre? ¿Por qué vale más la Independencia que la Revolución, suponiendo que alguna de las dos valga algo? ¡Rásguense las vestiduras quienes crean que deben rasgárselas! ¿Por qué no se respetó el 21 de marzo y sí el 1 de mayo? ¿Por qué valen más los mártires de Chicago que Benito Juárez, suponiendo que haya una manera objetiva de valorar a los unos y al otro? ¿Por qué?

 

Continuará.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Más de 10,000 muertes por Covid-19 en México y la curva sigue en fase ascendente. El INEGI estima con su ETOE en 12 millones el número de personas que han perdido su trabajo, ¿se debe seguir manteniendo la economía cerrada?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• ¿Recuperación?
Ricardo Valenzuela
• El bien vs el mal
Arturo Damm
• 12.5 millones
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio
Arturo Damm
• Desconfianza