LUNES, 16 DE NOVIEMBRE DE 2009
Dos errores de política fiscal

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“El liberalismo quiere ser el marco, pero nunca pretende ser la pintura.”
Alejandro Bongiovanni


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?

Luis Pazos
• Pemex, retrocede en 2019

Arturo Damm
• Salario y ética

Ricardo Valenzuela
• La Llorona de Washington

Arturo Damm
• AMLO y el dinero


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Santos Mercado







“Ningún país da cuenta que aumentando los impuestos mejora la economía de la gente. Al contrario, la producción se cae, la pobreza aumenta y el país se va a la ruina.”


Los izquierdistas que hoy dominan el Congreso se sienten felices cada vez que le imponen nuevos impuestos a las empresas privadas y a la población en general: Impuestos por las ventas, por las ganancias, por la nómina, por la salud de los trabajadores, por los activos, por exportar, por importar, impuestos para mantener contentos a los líderes sindicales, impuestos para repartir utilidades entre los trabajadores y así sigue una larga cadena de impuestos. Estos izquierditas marxistas creen que le están haciendo un bien a la sociedad, al pueblo, al mundo. Están muy equivocados.

 

Los impuestos son transferencias forzosas, obligadas, involuntarias que pasan de la gente y empresa a las manos del gobierno. No se dan por gusto, sino por coerción, por amenaza, porque así lo quiere la clase política, el gobierno. Casi no hay diferencia entre un robo y un pago de impuestos, pues ambos son violentos, coactivos, sólo que en el robo puedes perder la vida, en los impuestos pierdes tu patrimonio y claro, de un coraje también puedes perder la vida.

 

La justificación que esgrimen los izquierdistas es que con los impuestos resolverán la pobreza de este país. Pero lo cierto es que mientras mayores son los impuestos mayor es la pobreza, es la cruda realidad y se constata a diario por distintos organismos de estadística.

 

Se dice que es necesario incrementar los impuestos para educar mejor a la población, pero las agencias internacionales nos colocan cada vez en peores lugares en la escala mundial.

 

Que los impuestos se usarán para garantizar la seguridad de la población, pero los periódicos hablan de empresarios secuestrados, asesinados o extorsionados y la población le teme más a un policía que a un ladrón.

 

Nótese que mientras más crecen los impuestos, más engorda el aparato burocrático del Estado. Hoy hay más burócratas estatales que nunca antes. Contando los burócratas federales y estatales suman más de siete millones de bocas que viven de impuestos. Pero si a esto agregamos la gente que recibe cheques de gobierno: los viejitos, las madres solteras, los discapacitados, los estudiantes y otros, alcanzan una cifra espeluznante, más de 60 millones de gentes.

 

Ningún país da cuenta que aumentando los impuestos mejora la economía de la gente. Al contrario, la producción se cae, la pobreza aumenta y el país se va a la ruina.

 

Por tanto, se cometen dos graves errores económicos de política fiscal: uno en cuanto al incremento de los impuestos y otro en cuanto al uso de esos recursos. El primero mata a la economía el segundo la mata doblemente. Tal parece que se está abonando la tierra para lograr un gran caos. La izquierda instrumenta estos errores y culpa a los neoliberales. En segundo acto se presenten como los grandes salvadores. Pero la política neoliberal (léase a Friedrich von Hayek) indica que hay que bajar los impuestos y si es posible desaparecerlos y, como consecuencia, bajar el gasto de gobierno, pues éste sólo debe tener los recursos suficientes para cuidar que funcionen bien los mercados.

• Política fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus