Pesos y contrapesos
Nov 16, 2009
Arturo Damm

Leyes = ¿Sugerencias? (II)

¿Qué tan legítima es una ley que se redacta y promulga, no para garantizar derechos que, de ser verdaderamente tales, son los mismos para todos, sino para promover intereses pecuniarios que, por serlos, son nada más de unos cuantos? Una ley redactada y promulgada con tal propósito es injusta, y no hay mayor contradicción, salida de las manos del poder Legislativo, que una ley injusta.

En el texto original del artículo 74 de la Ley Federal del Trabajo se leía que “son días de descanso obligatorio: I. El 1o. de enero; II. El 5 de febrero; III. El 21 de marzo; IV. El 1o. de mayo; V. El 16 de septiembre; VI. El 20 de noviembre; VII. El 1o. de diciembre de cada seis años, cuando corresponda a la trasmisión del poder ejecutivo federal; y VIII. El 25 de diciembre. IX. El que determinen las leyes federales y locales, electorales, en el caso de elecciones ordinarias, para efectuar la jornada electoral”.

 

Sin embargo, de acuerdo al decreto que reformó dicho artículo, publicado en el Diario Oficial el 17 de enero de 2006, el texto quedó así: “Son días de descanso obligatorio: I. El 1o. de enero; II. El primer lunes de febrero en conmemoración del 5 de febrero; III. El tercer lunes de marzo en conmemoración del 21 de marzo; IV. El 1o. de mayo; V. El 16 de septiembre; VI. El tercer lunes de noviembre en conmemoración del 20 de noviembre; VII. El 1o. de diciembre de cada seis años, cuando corresponda a la transmisión del Poder Ejecutivo Federal; VIII. El 25 de diciembre, y IX. El que determinen las leyes federales y locales electorales, en el caso de elecciones ordinarias, para efectuar la jornada electoral”, con lo cual se eliminó la posibilidad de los puentes a los que hubieran dado lugar los 5 de febrero, los 21 de  marzo y los 20 de noviembre que cayeran en martes o jueves, todo ello, si mal no recuerdo, con el fin de ayudar (¿?) a la industria turística, cuestión que plantea el primer problema: ¿qué tan legítima es una ley que se redacta y promulga, no para garantizar derechos que, de ser verdaderamente tales, son los mismos para todos, sino para promover intereses pecuniarios que, por serlos, son nada más de unos cuantos? Una ley redactada y promulgada con tal propósito es injusta, y no hay mayor contradicción, salida de las manos del poder Legislativo, que una ley injusta.

 

Llegados a este punto, quiero insistir en lo siguiente: tal parece que las leyes, en México, son meras sugerencias, y lo son, antes que para alguien más, para los encargados de cumplirlas y hacerlas cumplir, los gobernantes, ya sean integrantes del Poder Ejecutivo, ya lo sean del Legislativo, y muestra de ello lo fue la intención de la Cámara de Diputados de declarar como día de descanso obligatorio, al cuarto para las doce, no solamente el lunes 16 de noviembre (hoy), tal y como lo señala la ley, sino también el viernes 20 de noviembre, en contra del espíritu de la ley, simple y sencillamente porque así se les ocurrió, sin considerar, por ejemplo, el impacto que ello hubiera tenido sobre la producción y rentabilidad de muchas empresas, consideración que, tal vez, sea mucho pedirles a los diputados.

 

¿Será verdad que en México las leyes no pasan de ser, en la mayoría de los casos, sugerencias?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los ciudadanos tienen el deber de mantener al gobierno, pero el gobierno no tiene el deber de mantener a los ciudadanos.

Grover Cleveland
Entrar
Encuesta de la semana
921,583 empleos formales perdidos en el primer semestre del año, ¿cómo evaluar esa cifra?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• Instituciones (I)
Ricardo Valenzuela
• ¿Trump y Amlo socios?
Arturo Damm
• Por algo se empieza (II)
Arturo Damm
• Por algo se empieza
Manuel Suárez Mier
• El clima social en EU
Víctor Hugo Becerra
• Sumisión no es diplomacia