Pesos y contrapesos
Dic 14, 2009
Arturo Damm

Carstens y Banxico: Comentario adicional

Explotar más la coordinación entre el banco central y el gobierno, como dijo Carstens, ¿podría poner en entredicho la autonomía del primero y abrir la puerta a la inflación, es decir, al financiamiento de una parte del gasto gubernamental con emisión primaria de dinero?

En el último Pesos y Contrapesos apunté que dadas las reglas del juego y la convicción de Carstens de que “el Banco de México puede hacer mucho por el desarrollo del país, principalmente al cumplir con su mandato constitucional”, que es el de “procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional”, dado ello, apunté, la autonomía de la política monetaria, que debe darse ante el Ejecutivo Federal, está garantizada, pese a que la gubernatura del Banxico la asuma el ex secretario de Hacienda.

 

Un lector apunta que después haber señalado que su compromiso (el de Carstens) “sería velar porque este mandato constitucional se cumpla cabalmente”, él mismo apuntó que ello no impide “que se puedan explotar de manera mucho más efectiva oportunidades de coordinación entre el Banco de México y el Gobierno Federal, en la consecución de objetivos más amplios, tal y como lo prevé la propia Ley del Banco de México”, coordinación entre el banco central y el gobierno que, apunta mi lector, podría poner en entredicho la autonomía del primero y abrir la puerta a la inflación, es decir, al financiamiento de una parte del gasto gubernamental con emisión primaria de dinero, lo cual sería un grave error.

 

 Al lector le respondo que la colaboración entre banco central y gobierno, a la que hizo referencia Carstens, en la consecución de objetivos más amplios que la preservación del poder adquisitivo del dinero, deberá darse, como lo apunta Carstens, “tal y como lo prevé la propia Ley del Banco de México”. ¿Cuáles son las otras tareas, distintas de la preservación del poder adquisitivo del peso, que la ley le fija al banco central? 1) Promover el sano desarrollo del sistema financiero y propiciar el buen funcionamiento de los sistemas de pagos. 2) Regular la emisión y circulación de la moneda, los cambios, la intermediación y los servicios financieros, así como los sistemas de pagos. 3) Operar con las instituciones de crédito como banco de reserva y acreditante de última instancia. 4) Prestar servicios de tesorería al Gobierno Federal y actuar como agente financiero del mismo. 5) Fungir como asesor del Gobierno Federal en materia económica y, particularmente, financiera. 6) Participar en el Fondo Monetario Internacional y en otros organismos de cooperación financiera internacional o que agrupen a bancos centrales. 7) Operar con los organismos a que se refiere la fracción V anterior, con bancos centrales y con otras personas morales extranjeras que ejerzan funciones de autoridad en materia financiera, todas ellas tareas normales de un banco central, ninguna de las cuales tiene que ver con la receta keynesiana, es decir, con la emisión primaria de dinero para financiar parte del gasto gubernamental, con el fin de aumentar la demanda de bienes y servicios, con el objetivo de incrementar la producción y el empleo, objetivo que, por lo general, no se cumple, siendo el resultado la inflación.

 

La autonomía del banco central supone no imprimir dinero para financiar parte del gasto gubernamental, la deficitaria, algo que Carstens tiene claro.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
¿Qué problema se debe resolver de manera prioritaria?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Cifras
Víctor Hugo Becerra
• México: ¡Exprópiese!
Arturo Damm
• ¡Ya basta de abusos!
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos funestos
Arturo Damm
• ¿Cómo es posible?