Pesos y contrapesos
Feb 1, 2010
Arturo Damm

Inflación, ¿hasta cuándo?

Si la autoridad monetaria fija una meta de inflación y/o pronostica una determinada inflación, tal y como sucede hoy, lo que implícitamente está reconociendo es, o que generará inflación, o que permitirá inflación, siendo que cualquiera de las dos opciones supone una violación a su mandato constitucional.

La inflación hoy no es la que era hace algunas décadas: en los años setenta del siglo XX la inflación promedio anual fue 16.3 por ciento; en los ochenta 51.4; en los noventa 16.1, y en los nueve primeros años de la primera década del siglo XXI fue del 4.4 por ciento, confirmando lo dicho: la inflación hoy no es la que era hace algunas décadas, pero sigue siendo, y de mala manera, tal y como lo confirman los siguientes datos: en 2001 la inflación fue 4.4 por ciento; en 2002, 5.7; en 2003, 4.0; en 2004, 5.2; en 2005, 3.3; en 2006, 4.1; en 2007, 3.8; en 2008, 6.5 y en 2009 fue 3.6 por ciento. ¿En qué consiste la mala manera en la que la inflación sigue siendo? En que no mantiene una tendencia a la baja: en los años nones desminuye y en los pares aumenta, tal y como se espera que lo haga en este 2010, año par, para el cual las autoridades monetarias proyectan una inflación entre 4.75 y 5.25 por ciento, 5.00 en promedio.

 

Y es de esto último, de la proyección de inflación de las autoridades monetarias, de lo que quiero escribir hoy, ya que resulta contradictorio, uno, que la autoridad monetaria fije una meta de inflación, que es del 3.00 por ciento, y, dos, que proyecte la inflación, que para este año se espera en 5:00 por ciento, ¡66.66 por ciento por arriba de la meta! La meta de inflación debe ser cero y la inflación proyectada también.

 

Por inflación hay que entender, no el alza en el precio del kilo de jitomate, o en el precio de alguna marca de licuadoras, o en el precio de éste o aquel tipo de pantalones, etc., etc., etc., sino el aumento en el índice nacional de precios al consumidor, algo distinto. De hecho, así se mide la inflación: que la inflación en 2009 haya sido 3.57 por ciento quiere decir que el año pasado, con relación al antepasado, el índice nacional de precios al consumidor aumentó 3.57 por ciento, y ese aumento, o fue provocado, o fue permitido, por la autoridad monetaria. Esto último (que expliqué en el Pesos y Contrapesos del viernes 8 de enero) hay que tenerlo presente.

 

Lo anterior quiere decir que si la autoridad monetaria fija una meta de inflación y/o pronostica una determinada inflación, tal y como sucede hoy, lo que, implícitamente, está reconociendo, es, o que generará inflación, o que permitirá inflación, siendo que cualquiera de las dos opciones supone una violación a su mandato constitucional, establecido en el artículo 28 de la Constitución, y que consiste en “procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional”, misma que hoy no tiene ningún valor intrínseco, siendo ofrecida de manera monopólica por una entidad estatal, el Banco de México, e impuesta por la fuerza de la ley como única moneda de curso legal, todo lo cual resulta arbitrario, siendo una de las causas de que siga habiendo inflación.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?
Arturo Damm
• El reto
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante