JUEVES, 9 DE FEBRERO DE 2006
¿Y cómo es esto del gobierno de coalición? (I)

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“El liberalismo quiere ser el marco, pero nunca pretende ser la pintura.”
Alejandro Bongiovanni


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?

Luis Pazos
• Pemex, retrocede en 2019

Arturo Damm
• Salario y ética

Ricardo Valenzuela
• La Llorona de Washington

Arturo Damm
• AMLO y el dinero


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Cristina Massa







“La propuesta es un Poder Ejecutivo de composición plural, en el que los titulares de los puestos negociados consigan que sus respectivas bancadas en el Congreso voten las propuestas del presidente.”


*Con la colaboración de Edgar Moreno

 

En el artículo Las herramientas del oficio político publicado en este mismo espacio el 30 de enero (ver http://www.asuntoscapitales.com/articulos/articulos.asp?id=2&ids=2&idss=16&ida=457), decíamos que como sociedad, debemos demandar, de los candidatos, enunciados completos respecto a las herramientas que utilizarán para llevar a cabo sus planes de gobierno, para que podamos evaluar si es creíble lo que prometen. Dicha evaluación sirve para tres cosas: (i) para decidir por quién votar, (ii) para formarnos una idea de, si gana nuestro favorito, cuáles de sus propuestas podrían volverse un hecho, y como consecuencia, (iii) para que nuestras expectativas del gobierno siguiente sean razonables.

 

En esta ocasión, analizaremos dos cuestiones que pudieran contribuir para esta evaluación. La primera, la alta probabilidad de que a partir de 2006 tengamos nuevamente un gobierno dividido y, la segunda, la propuesta que ha hecho uno de los candidatos, Felipe Calderón (PAN) para enfrentar esta situación si gana: la formación de un gobierno de coalición (los demás candidatos, hasta donde sé, no se han pronunciado al respecto).

 

Vayamos por partes. Un gobierno dividido quiere decir que el partido que gane la presidencia no ocupe todos los demás espacios de poder para hacer lo que se proponga. Este escenario, decíamos, es altamente probable: difícilmente el partido que gane la presidencia tendrá mayoría simple (más de la mitad) en el Congreso, necesaria para la aprobación de iniciativas y reformas legislativas federales; mucho menos tendrá mayoría absoluta (2/3) en el Congreso y la mayoría de los votos de las legislaturas estatales, ambos elementos necesarios para lograr la aprobación de modificaciones constitucionales, sin las cuales son imposibles algunas de las reformas que están en discusión.

 

Cuando el presidente no tiene estas mayorías, hay una fuerte tendencia a la parálisis, pues para los partidos de oposición hay pocos incentivos para votar a favor de las propuestas del presidente: si éstas tienen resultados positivos, quienes quedan bien son el presidente y su partido, pues son ellos quienes tienen mayor visibilidad política. (Si no lo cree usted así, mencione de memoria antes de proseguir quién y de qué partido es su gobernador o jefe de gobierno, sus diputados federales y locales o asambleístas, los senadores que representan a su entidad en el Congreso, y su presidente municipal o delegado. Mencione también las razones por las que Fox sale todo el tiempo a decir que no es su culpa sino la del Congreso que no pasen las cosas. ¿No será porque sabe que todo el mundo lo culpa a él, que es al que (re)conocen?).

 

Pasando al segundo tema: ante este escenario probable, el de un gobierno dividido, Felipe Calderón ofrece una propuesta de solución: lograr un gobierno de coalición. Pero, ¿qué es eso? ¿Por qué un gobierno de coalición? ¿Es factible? ¿Nos conviene? Esperemos que sea el propio candidato quien nos lo explique. En el ínter, intentamos responder a estos cuestionamientos en las líneas que siguen.

 

El gobierno de coalición es una figura de larga tradición en los regímenes parlamentarios, donde el partido que gana el puesto de primer ministro hace alianzas con otros partidos para lograr mayorías en el parlamento y poder gobernar. Esto, como vemos, es distinto a las alianzas electorales que tienen en este momento algunos partidos en México, pues el que vayan juntos a la elección no quiere decir que gobernarán juntos si ganan, ni que votarán juntos en el Congreso si no ganan. El gobierno de coalición se forma después de las elecciones, ya que el partido del primer ministro electo pueda evaluar a quién necesita. En la negociación, a cambio de que voten sus iniciativas, otorga puestos en su gabinete y se compromete a abanderar ciertas propuestas del coaligado.

 

Así pues, lo que parece estar queriendo decir Calderón es que, si gana, verá a quién necesita para lograr las mayorías –todo depende de cuántos asientos en el Congreso obtuviera el PAN— y le ofrecerá a ese o esos partidos puestos en el gabinete, pero puestos que se traduzcan en votos. Esto último lo aclara porque se acuerda bien que Fox dejó a un montón de no panistas en su gabinete (Gil en Hacienda, Castañeda en Relaciones Exteriores, Frenk en Salud, etc.), sin ningún beneficio visible y con todo el perjuicio de irritar a los panistas que se imaginaban a sí mismos en todas estas plazas. En otros términos, la propuesta es un Poder Ejecutivo de composición plural, en el que los titulares de los puestos negociados consigan que sus respectivas bancadas en el Congreso voten las propuestas del presidente.

 

Continuaremos con esta reflexión…


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus