MIÉRCOLES, 17 DE FEBRERO DE 2010
La renuncia de Gómez Mont

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“Si quieres que un documento se difunda ampliamente, me decía hace años un político de la vieja escuela, ponle “Confidencial” y circúlalo sólo entre unos cuantos funcionarios. Muy pronto todo el mundo conocerá el contenido.”


Si quieres que un documento se difunda ampliamente, me decía hace años un político de la vieja escuela, ponle “Confidencial” y circúlalo sólo entre unos cuantos funcionarios. Muy pronto todo el mundo conocerá el contenido. Si quieres minimizar sus efectos, en cambio, distribúyelo como un comunicado de prensa a los medios en un comunicado.

                                  

Esta semana pasada me acordé de este punto de vista cuando el secretario de gobernación, Fernando Gómez Mont, anunció su renuncia a la militancia que ha tenido virtualmente toda su vida en el Partido Acción Nacional, organización de la que su padre fue incluso miembro fundador. En su carta de renuncia dijo que no daba a conocer los motivos por razones de “discreción profesional”.

 

Si el secretario quería promover una gran discusión y especulación sobre sus motivos, no pudo haber encontrado un mejor procedimiento. Cuando leí el texto de la renuncia la palabra “Confidencial” de la que me había hablado aquel político pasó inevitablemente frente a mis ojos. Me imaginé al secretario de gobernación diciéndose a sí mismo: como necesito que todo el mundo hable de las razones de la renuncia, necesito decir que no los puedo dar a conocer.

 

La verdad es que los motivos no son difíciles de inferir. El secretario de gobernación se había opuesto públicamente a las alianzas entre partidos que no compartan una ideología o un proyecto de gobierno; una especie de “fraude electoral”, las llamó. Además, estaba negociando una serie de acuerdos con el PRI para lograr reformas estructurales que el PRD, por su ideología y radicalismo, nunca aceptará.

 

La decisión del comité ejecutivo nacional del PAN el 9 de febrero de aprobar la alianza con el PRD en Oaxaca para la candidatura de Gabino Cue, un político cercano a Andrés Manuel López Obrador, quien hasta la fecha no reconoce la legitimidad del gobierno del presidente Felipe Calderón, fue claramente un golpe al secretario al que éste respondió renunciando al partido de su corazón.

 

Me parece que el secretario Gómez Mont ha sido valiente y congruente. No habría sido posible que cambiara súbitamente de posición y afirmara que ahora sí cree en las alianzas. Su decisión tiene un costo personal fuerte, ya que le cierra las puertas a la posibilidad a la candidatura del PAN a la Presidencia de la República en el 2012 como muchos panistas querían.

 

Pero el mandato del actual presidente nacional del PAN, César Nava, es el de ganar elecciones después de que el partido sufrió en julio del 2009 una derrota devastadora en los comicios de mitad de sexenio. Las reglas electorales permiten las alianzas y el PAN no tenía forma de ganar los comicios en Oaxaca por sí solo. En estas circunstancias, buscar una alianza con quien fuera, aun con un partido que no reconoce la legitimidad de un presidente panista, era la opción lógica.

 

No nos asustemos de este pragmatismo. El sistema político que hemos creado, sobre todo al convertir a los partidos en rentables negocios, vuelve esta actitud inevitable. Pero tampoco podemos rechazar la decisión de un secretario de gobernación que ha querido ser fiel a sus principios políticos. En todo caso lo que habría que cambiar es una ley perversa.

 

• PAN

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus