VIERNES, 10 DE FEBRERO DE 2006
El cartón de Paco Calderón que no vimos

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Ricardo Medina







“¿Forma parte de la labor de edición suprimir aquello que el editor considere que puede ser ofensivo para los lectores de un periódico? Sí. ¿Debe el periódico que censura algo específico informar a sus lectores de ese hecho y justificar esa censura? ¡Desde luego!”


El domingo pasado el periódico Reforma no publicó el habitual cartón de Paco Calderón en su sección de opinión y editoriales. Tampoco informó a qué se debía esa insólita ausencia. Conociendo a Paco, que no se perdona “la lata del domingo”, salvo en caso de boda y luna de miel (y con previo aviso), experimenté el disgusto por un periódico sin chiste y una vaga preocupación: “¿Qué habrá pasado?” Eso fue todo.

 

No fue hasta el miércoles, y por una referencia tímida y equívoca en una columna de chismes que por lo general no leo, que surgió la suspicacia: ¿Censuraron el cartón de Paco? Busqué entonces en el sitio que el caricaturista tiene en la red y confirmé la sospecha. Ahí pude ver el cartón que no se publicó en los diarios del Grupo Reforma así como varios comentarios de los numerosos lectores de los cartones y las caricaturas de Paco lamentando el hecho, la mayoría, y algunos cuantos justificándolo por el carácter “sensible” del tema: No fuesen a irritarse los musulmanes radicales y la agarraran ahora contra México y los mexicanos (algo así como “cuando las libertades de los daneses veas amenazadas por el terror, ni se te ocurra usar tus libertades”). Si usted quiere ver la caricatura que no vimos el domingo la encuentra en este sitio: http://pacocalderon.net/xoops/modules/myalbum/photo.php?lid=1565 .

 

Primera pregunta: En la hipótesis de que yo fuese el editor del periódico responsable de decidir la publicación o no de las caricaturas de Mahoma ¿las habría publicado? No. Nada menos que dos días antes se publicó aquí un artículo mío en el que afirmé –en referencia a las hoy famosas caricaturas de Mahoma que divulgó un periódico danés en septiembre pasado– que jamás publicaría un material que considerase ofensivo para las creencias religiosas propias o ajenas.

 

Segunda pregunta: ¿Publicaría el cartón de Calderón? Probablemente sí, pero agregaría esta nota: “Enmarcadas en el contexto que les ha dado Paco Calderón estas reproducciones de caricaturas que algunos han considerado ofensivas, NO nos lo parecen. Si de cualquier forma algún lector se siente agraviado por estas imágenes le ofrecemos de antemano disculpas. Disponen los eventuales agraviados, en un país libre como éste, de todos los medios jurídicos para entablar una demanda en nuestra contra. Vivimos en libertad y en un régimen de derecho, en el que las controversias se dirimen de acuerdo a la ley, con tolerancia y sin violencia. Ese régimen de libertades es lo que defendemos y ése régimen de libertades es lo que está en juego”.

 

Los editores de un periódico están en su derecho de poner o quitar, pero en casos como éste ¿no merecen los lectores una explicación?


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus