MIÉRCOLES, 3 DE MARZO DE 2010
Desplome del 2009

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“El problema es que nuestro país ha registrado una tasa promedio de expansión inferior al 2 por ciento anual desde 1980.”


Untitled Document

Ya es oficial. México sufrió en 2009 su peor desplome económico desde los tiempos de la Gran Depresión: 6.5 por ciento del producto interno bruto. En 1995, el peor año que habíamos tenido en décadas recientes, la caída fue de 6.2 por ciento. Habría que remontarse hasta 1932 para encontrar una peor contracción de la economía nacional.

Si bien los funcionarios del actual gobierno han descrito siempre la actual contracción económica como “la crisis que vino de fuera”, para soslayar cualquier responsabilidad que pudieran tener, empieza volverse evidente que en nuestro país se han cometido errores importantes.

Agustín Carstens, entonces secretario de Hacienda y actual gobernador del Banco de México, declaró en febrero de 2008, cuando apenas empezaba a manifestarse la crisis en la economía estadounidense, que a lo mucho ésta provocaría un “catarrito” en la economía nacional. México, dijo, tenía una banca sólida y no compartía los problemas del mercado hipotecario estadounidense. Y, efectivamente, tenía razón. Pero no consideró que la caída del consumo en los Estados Unidos tendría consecuencias devastadoras en la economía mexicana, ya que nuestras exportaciones se encauzan casi en un 80 por ciento al mercado estadounidense.

La verdad es que la caída de la economía mexicana, de 6.5 por ciento, ha sido muy superior a la sufrida por la estadounidense, que fue de 2.9 por ciento en 2009. Algo hemos hecho mal en México que un catarrito en Estados Unidos puede producir una neumonía a nuestra economía.

Por supuesto que la dependencia de la economía estadounidense es uno de los factores que nos han perjudicado en esta crisis. Pero ésta no se puede eliminar como por arte de magia, por ejemplo, recortando nuestras exportaciones a la Unión Americana. Esto simplemente institucionalizaría la crisis en nuestro país. Lo que tenemos que hacer es aumentar nuestras ventas a otros mercados. Pero nuestros avances en Europa, Asia y Latinoamérica han sido hasta ahora muy escasos.

La única forma de aumentar la penetración de los productos mexicanos en esos mercados hostiles es mejorar la competitividad de la economía nacional. Para ello se requiere una mayor inversión en infraestructura, especialmente de transporte, y una mayor apertura a la inversión productiva. Otra medida sería mejorar los niveles de educación en nuestro país, especialmente en campos técnicos de nivel medio y superior.

La caída brutal de 2009 podría ser una mera anécdota si fuera un caso aislado, como el de Corea del sur en 1997, que no le impidió seguir creciendo a un paso vigoroso. El problema es que nuestro país ha registrado una tasa promedio de expansión inferior al 2 por ciento anual desde 1980. Mientras esta tasa decepcionante se mantenga, nuestra economía no podrá dar a los mexicanos un mejor nivel de vida.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus