MIÉRCOLES, 7 DE ABRIL DE 2010
Zonas libres para México

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Valenzuela







“México está frente a una catástrofe o una histórica oportunidad. ¿Cuál es la frase mágica? Autonomía de los estados”


Untitled Document

Cuando gran parte del mundo libre liderado por los EU de Barak Obama apunta sus naves hacia los revueltos mares del colectivismo estatista y la rocosa tercera vía; Acuden luego al almacén de historias nebulosas para emerger armados con el nuevo estado agigantado, el Wall Street Journal y la Heritage Foundation publican su más reciente Índice de Libertad Económica del mundo.

El documento, una vez más, con nítida claridad nos demuestra cómo a mayor libertad económica de las naciones, corresponde mayor desarrollo y prosperidad.

Al leer este reporte, recordaba las advertencias que James Dale Davison en 1997 expresaba con su libro, El Individuo Soberano. Siguiendo la misma ruta de la iglesia católica en el siglo XI, anunciaba la descomposición del Estado-Nación y el desarrollo de un nuevo poder ejercido tras bambalinas por “modernos bárbaros”. Grupos como la mafia rusa, nomenclaturas, narcotraficantes y agencias renegadas de países desmoronados estarían controlando gran parte de las actividades del mundo. Estos bárbaros modernos han ya infiltrado las estructuras de gobiernos en todo el mundo, más profundamente de lo que la gente piensa.

A través de la historia la violencia ha sido una daga apuntando al corazón de las economías. En el bajo mundo son las extorsiones, los chantajes, los secuestros. En el mundo comercial son las huelgas, boicots, expropiaciones y la represión policial. El poder y la capacidad de los gobiernos para fijar sus criminales cargas impositivas, depende de qué tan vulnerable sea la sociedad ante esas agresiones. La proporción de activos controlados y dispuestos de forma coercitiva, por gobiernos o el crimen, nos da la relación entre extorsión y protección.

Frente a dicha impotencia de los gobiernos el sector privado ha entrado en acción. Las comunidades residenciales cerradas emergiendo en todas las ciudades del mundo, nos muestran cómo la gente está regresando al concepto medieval de ciudades-estados en donde los ciudadanos viven protegidos por las murallas construidas alrededor y guardias privados. Sin embargo, este concepto protege la integridad física de sus moradores, más no su libertad para comerciar cuando, en algunas ciudades de México, compitiendo con los gobiernos, estos bárbaros a base de extorsión e intimidación cobran por su “protección” estilo la mafia siciliana.

Ante ello, solo en Cd. Juárez se estima 10,000 negocios han cerrado. La siguiente respuesta será la emergencia de asociaciones comerciales e individuos con ciertos poderes semi soberanos, como defensa ante depredadores tanto políticos como las agresiones bárbaras.

El futuro será sumamente confuso para aquellos que fincaron sus expectativas sobre los mitos cívicos de la sociedad industrial que prevaleció durante el siglo XX. En ellos anidó la ilusión de una democracia social que moraba aun en las mentes más brillantes. Ellos pensaron que las sociedades se desarrollarían mejor al cobijo de planes gubernamentales, como respuestas a encuestas de opinión y el conteo de votos. ¡Qué equivocados estaban!

Este anacronismo provocó pensar que el problema de las sociedades se puede manejar a través de procesos de ingeniería. Las fuerzas del mercado, no las mayorías políticas definida como Plebecracia, son las que provocarán la reconfiguración de las sociedades en formas que políticos ni la opinión pública nunca comprenderían ni le darían la bienvenida, pero tampoco podrán detenerlas. El mundo ha iniciado una gran transformación que muy pocos entienden y, al igual que los europeos del siglo XV al fallecimiento de la era medieval, el cambio se identifica con catástrofe y no oportunidad.

En estos momentos es crucial observar al mundo como algo nuevo. Es decir, de afuera hacia adentro para reanalizar mucho de lo que damos por hecho. Si fallamos en trascender el pensamiento convencional en esta era en la cual ese pensamiento se divorcia de la realidad, seremos entonces una presa mas de esa epidemia de confusión y temor que cubre al mundo. Y confusión es la madre de los errores que están a punto de destruir nuestro futuro y el de las nuevas generaciones.

Para establecer ese nuevo ángulo de observación, debemos regresar el análisis del Índice de Libertad Económica. No es de extrañar que Hong Kong de nuevo ocupe el primer lugar seguido por Singapur. Esa libertad ha permitido que Hong Kong genere un Ingreso per cápita cercano a los $45,000 dólares anuales y Singapur, para sorpresa del mundo, alcanza ya los $50,000 dólares. Pero para mí la sorpresa fue darme cuenta que México tímidamente ha mejorado. En los últimos 20 años ha pasado de ocupar el vergonzoso lugar #65 al #41 este año, pero ello, no le ha permitido alcanzar el 25% del ingreso de Singapur y seguimos estancados.

Las palancas de la política mexicana están más atoradas que nunca. El ejecutivo debilitado, un congreso de pandillero saboteadores, gobernadores desriendados, los bárbaros incontrolables y monopolistas cada vez más ricos y descarados, tienen a México arrodillado y el país gime desesperado. México necesita crecer y no lo puede hacer general y coordinadamente. México necesita acudir a las recetas de Hong Kong y Singapur. El norte de México tiene que establecer zonas libres a imagen y semejanza de esos dos milagros que todos envidian, pero nadie sigue su ejemplo.

¿Qué es una zona libre?

Es una región autónoma dentro de un país que se rige con su propia legislación, sistemas impositivos a su mínima expresión, su propio sistema judicial, su propia administración, todo ello encaminado a brindar a sus habitantes esa libertad para ir en la persecución de sus sueños sin que las hordas de burócratas detengan su caminar con kilométricas regulaciones, licencias, impuestos asesinos, o las extorsiones de esos grupos criminales. Es una región de libertad en la cual los administradores son pocos y los productores muchos arribando de todo el mundo, en la cual se genera riqueza con libertad y la protección de las autoridades, no a base de recetas gubernamentales ni concesiones de la política mercantilista. Una zona donde rige la ley y no los compadrazgos.

Los EU han iniciado el camino por el oscuro túnel del socialismo. Muy pronto nos daremos cuenta de que México no podrá sustentarse sobre la nueva economía estadounidense como ha sido la tradición, y el país del norte no podrá absorber los millones de inmigrantes que no encuentran porvenir en México. Si en México no se abren espacios para la libertad económica, tendremos muchos sangrientos Cd. Juárez en todos los rincones del país. Si los abrimos, podríamos repetir Hong Kong como lo ha hecho China en toda su costa con sus 17 zonas libres, en su ruta a convertirse en la segunda economía del mundo. México está frente a una catástrofe o una histórica oportunidad. ¿Cuál es la frase mágica? Autonomía de los estados.

• Libertad económica • Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus