LUNES, 26 DE ABRIL DE 2010
Será robusta la recuperación de AL: FMI y BM

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Lupita Vázquez







“Ambas instituciones coinciden en que lo peor de la crisis financiera global ha pasado y que el crecimiento mundial está avanzando, más fuerte de lo esperado, liderado e impulsado -a diferencia de crisis globales anteriores- por los mercados emergentes más grandes y dinámicos (Brasil, China, India, Corea del Sur, Malasia, Filipinas y Tailandia, que en conjunto representan casi el 55% del PIB de los mercados emergentes).”


En días pasados el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) en sus informes correspondientes “Perspectivas de la Economía Mundial-Abril 2010” y “Del colapso global a la recuperación: Ajuste Económico y Perspectivas de Crecimiento para América Latina”, coincidieron en que el desempeño de América Latina y el Caribe (ALC) en la crisis fue mucho mejor a lo esperado y que la recuperación de la región continuaría siendo robusta, debido en parte al hecho de que “tiene un mejor marco macroeconómico, una integración a los mercados financieros con menos riesgos y una mayor inversión extranjera directa”.

 

En su último informe sobre las Perspectivas de la Economía Mundial, el FMI señala que ALC crecerá a un ritmo de 4% en 2010 y 2011 y será especialmente “pujante en las economías exportadoras de materias primas con fuertes vínculos con los mercados financieros”. Así, para Perú, el país de mayor crecimiento de la región, estima un incremento del PIB de 6.3% en 2010, gracias a una favorable demanda interna y a altos precios de las materias primas; para Brasil prevé un crecimiento de 5.25% este año, debido al alto consumo e inversión privados; para Chile, a pesar del terremoto que sufrió recientemente, espera que crezca 4.85% en 2010 y 6% en 2011, respaldado por políticas acomodaticias, una recuperación de los precios de las materias primas y las tareas de reconstrucción; mientras que para México espera un crecimiento 4.25% en 2010 y 4.5% en 2011, en parte gracias a la reactivación de la economía de Estados Unidos.

 

Por su parte, el BM ve mejores perspectivas de crecimiento para los países de América Latina con más relación comercial con China, por lo que Chile, Perú, Colombia, Brasil, Argentina y Uruguay, señala, podrían registrar tasas de crecimiento más elevadas.

 

Para el BM el líder de la región será Brasil, con un crecimiento del PIB en 2010 de alrededor de 5.5%. Los pronósticos de crecimiento de Perú, Chile, Panamá y México también son relativamente mejores que para el resto de la región -entre 4% y 5% en 2010-. Para Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Paraguay Uruguay prevé tasas de crecimiento del rango de 3% a 4%, mientras que más atrás estarán la mayoría de los países de América Central y el Caribe y, por último se encontrarán Jamaica y Venezuela, con crecimiento ligero o contracción en 2010.

 

Proyecciones PIB real

 

FMI

BM

 

2010

2011

2010

2011

Mundial

4.2

4.3

--

--

E. Avanzadas

2.3

2.4

2.1

2.25

   EE.UU.

3.1

2.6

3.1

3.1

   Zona del euro

1.0

1.5

1.2

1.7

   Japón

1.9

2.0

--

--

   Reino Unido

1.3

2.5

 

 

E. Emergentes y en Desarrollo

6.3

6.5

--

--

  África Subsariana

4.7

5.9

--

--

  América

4.0

4.0

4.0

4.0

   Brasil

5.5

4.1

5.5

4.5

   México

4.2

4.5

4.0

3.8

  Asia

8.7

8.7

--

--

   China

10.0

9.9

9.9

9.1

   India

8.8

8.4

--

--

Fuente: Perspectivas de la Economía Mundial-Abril 2010, FMI y Ajuste Económico y Perspectivas de Crecimiento para América Latina, BM.

 

En general, ambas instituciones internacionales coinciden en que lo peor de la crisis financiera global ha pasado y que el crecimiento mundial está avanzando, más fuerte de lo esperado, liderada e impulsada -a diferencia de crisis globales anteriores- por los mercados emergentes más grandes y dinámicos (Brasil, China, India, Corea del Sur, Malasia, Filipinas y Tailandia, que en conjunto representan casi el 55% del PIB de los mercados emergentes). Además, concuerdan en que la actividad se está recuperando a distintos ritmos, con debilidad en muchas economías avanzadas y con fuerza en la mayoría de las economías emergentes y en desarrollo y que después de Asia, LAC es la región emergente con mayor dinamismo en su recuperación.

 

En este contexto, el FMI estima que el crecimiento mundial será del 4.25% promedio en 2010 y 2011. Puntualiza que entre las economías avanzadas, Estados Unidos repuntará con más fuerza que Europa y Japón, mientras que entre las economías emergentes y en desarrollo -que crecerán a un ritmo promedio de 6.4%-, las economías de Asia crecerán a un ritmo de 8.7% en 2010 y 2011, donde China sobresaldrá con un ritmo promedio de 10%. Además, el crecimiento continuará rezagado en muchas economías emergentes de Europa y algunas economías de la Comunidad de Estados Independientes.

 

El FMI (a nivel mundial) y el BM (para ALC) señalan que a pesar de que la recuperación ha cobrado impulso, la estabilidad aún no está garantizada, debido principalmente a los problemas fiscales que presentan algunas de las economías avanzadas, por lo que subrayan la necesidad de que se adopten algunas medidas para sustentar la recuperación de la economía, como:

 

ü    Disminuir las vulnerabilidades soberanas: El FMI propone formular e implementar con urgencia, principalmente en las economías avanzadas, estrategias fiscales creíbles para reducir la relación deuda bruta/PIB a mediano plazo, así como medidas de contingencia si el deterioro de las finanzas públicas es mayor de lo esperado.

 

ü    Reducir el grado de acomodación monetaria en todo el mundo. El FMI señala que en la medida en que las expectativas inflacionarias permanezcan bien ancladas en las principales economías avanzadas, la política monetaria puede seguir siendo acomodaticia conforme progrese el saneamiento de las finanzas públicas, incluso mientras los bancos centrales comienzan a retirar el apoyo de emergencia que brindaron a los sectores financieros

 

ü    Llevar a cabo una adecuada gestión de los flujos de capital en las economías emergentes. El reporte del BM y del FMI indica que las autoridades de ALC podrían dirigir sus esfuerzos en evitar una excesiva expansión crediticia como resultado de las crecientes de capital extranjero. En este caso, puntualizan, podrían considerar herramientas de política macro-prudencial o considerar al ajuste fiscal como opción de política, ya que permitiría tener menores tasas de interés y un tipo de cambio menos apreciado. El BM añade que los países de LAC deberán aprender a vivir con tipos de cambio real más apreciados, para los cuales la única solución duradera es el crecimiento de la productividad.

 

ü    Contraer el nivel de desempleo. A pesar de que en su reporte el BM resaltó que el incremento del desempleo en ALC durante la crisis actual fue significativamente menor que durante crisis anteriores y que la porción representada por el empleo informal –un indicador comúnmente usado para medir el deterioro de la calidad del empleo– no creció, gracias a las políticas fiscales contra-cíclicas y a las políticas laborales implementadas, el FMI propone que existan en todos los países prestaciones por desempleo adecuadas para elevar la confianza entre los hogares y evitar fuertes aumentos de la pobreza y se ponga atención en elevar el nivel de educación y la formación profesional para contribuir a que los desempleados se reintegren a la fuerza laboral.

 

ü    Aplicar políticas para elevar la estabilidad financiera, principalmente en las economías avanzadas, de forma tal que la próxima etapa del proceso de desapalancamiento evolucione sin tropiezos y dé lugar a un sistema financiero más seguro, competitivo y dinámico.

 

Finalmente, para el FMI el reto de las economías emergentes, y en específico para ALC -dadas las perspectivas de crecimiento débil de las economías avanzadas-, será absorber de manera adecuada esas afluencias de capital y elevar la demanda interna sin poner en marcha un nuevo ciclo de auge y caída; mientras que para el BM el mayor desafío futuro de ALC será el diseño de una agenda de productividad audaz, mejorar la calidad de la educación e invertir más en investigación y desarrollo, a la vez de ofrecer más incentivos fiscales a la inventiva, con la finalidad de ser capaz de aprovechar la oportunidad de consolidar el crecimiento a largo plazo.

• FMI / Banco Mundial • Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus