Interamérica hoy
Jun 8, 2010
R. Bottome y N. Parra

Comunismo y garrotazos en Venezuela

La popularidad de Hugo Chávez se ha nutrido de una verborrea que proclama la necesidad de crear una economía que mejore la calidad de vida de los venezolanos y la inclusión de todos. Hoy, ambos objetivos están más lejos que nunca, lo cual está acabando con el apoyo de la ciudadanía.

Untitled Document

Caracas (AIPE)- La popularidad de Hugo Chávez se ha nutrido de una verborrea que proclama la necesidad de crear una economía que mejore la calidad de vida de los venezolanos y la inclusión de todos. Hoy, ambos objetivos están más lejos que nunca, lo cual está acabando con el apoyo de la ciudadanía.

Su discurso populista y revolucionario se está enfrentando a realidades inocultables. Una de ellas es que la economía venezolana está en franco deterioro. Las cifras oficiales del Banco Central indican que la economía nacional lleva cuatro trimestres en recesión. Ante esto, el gobernante sólo atina a contraatacar a la "burguesía" y aseverar que "la economía que está cayendo en Venezuela es la capitalista". Así pretende lavarse las manos y evadir su responsabilidad en la caída de 5.8% del Producto Interno Bruto (PIB), en el primer trimestre de este año.

La grave crisis de la economía venezolana fue también reflejada por CMA Sovereign Risk Monitor, institución especializada en información crediticia que incluye a Venezuela entre los cinco países del mundo que tienen más de 50% de probabilidad de ir a la quiebra.

Sin embargo, Hugo Chávez se mantiene impertérrito en su marcha hacia el comunismo, expropiando y cerrando empresas por doquier, sin importarle que así destruye puestos de trabajo y medios de producción. Ya son más de 4,000 las empresas que han cerrado durante sus 11 años en el poder.

Chávez tampoco puede ocultar que muchos de sus seguidores se están alejando de su proyecto gubernamental y que su violento discurso es ampliamente rechazado por la población.

La encuestadora Alfredo Keller y Asociados informó que ocho de cada 10 venezolanos encuestados rechaza la expropiación de empresas. Y según estudios recientes de Hinterlaces, empresa de medición de opinión, el discurso radical de Chávez se desconecta cada vez más de las aspiraciones de los venezolanos más pobres.

El colapso del proyecto nacional que trata de imponer Chávez ha hecho que la población proteste cada vez más, reclamando sus legítimos derechos a mejores condiciones de trabajo, mejoras salariales, cumplimiento de reivindicaciones sociales, reparación de las vías de comunicación, mejores servicios públicos y, especialmente, sobre los crecientes problemas relacionados con la salud.

Ante un claro rechazo de la población, la respuesta del régimen es la política del garrotazo y prisión "preventiva". Para muestra basta mencionar el trato brutal que recibió en Caracas el personal de la Maternidad Concepción Palacios, cuando exigían a la dirección del hospital que les pagaran sus salarios atrasados, al igual que mayor respeto a sus labores. Como respuesta a ese legítimo reclamo, una enfermera y dos camareras fueron encarceladas en la sede de Policaracas, no sin antes haber recibido una buena dosis de garrotazos “bolivarianos”, muy “revolucionarios”.

___* Robert Bottome y Norka Parra son director y analista, respectivamente, de VenEconomía.
© www.aipenet.com

• Venezuela


Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Una tendencia lamentable en el desarrollo de la ciencia económica en las últimas décadas ha sido el considerar al Estado y no al emprendedor como el actor principal del proceso económico.

Rafael Ramírez de Alba
Entrar
Encuesta de la semana
¿Es el sorteo de la Lotería Nacional en torno a la rifa del avión presidencial la peor de las ocurrencias del presidente López Obrador?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Friedman, 50 años después
Arturo Damm
• Tipo de cambio: $20.99
Ricardo Valenzuela
• Más vientos de guerra
Arturo Damm
• Progreso social
Víctor Hugo Becerra
• El Grupo de Puebla: Con P de putrefacto