Pesos y contrapesos
Jul 5, 2010
Arturo Damm

Desaparición de la tenencia, las cuatro preguntas

¿De dónde sacará el gobierno el dinero para pagar la tenencia?

Ante las decisiones del gobierno, que van desde el cobro de un nuevo impuesto hasta la eliminación de un viejo tributo, conviene hacer cuatro preguntas: 1) ¿A quién beneficia?, 2) ¿A quién perjudica?, 3) ¿Cuánto cuesta?, 4) ¿Quién paga? Conviene hacer estas cuatro preguntas, ¡y responderlas, obviamente!, para tener claro cuáles serán las consecuencias de las decisiones de los gobernantes, no solamente sobre los grupos a los que tales decisiones pretenden beneficiar, y no solamente en torno al monto del beneficio obtenido, sino sobre los grupos perjudicados, directa o indirectamente, por las decisiones del gobierno, y sobre el monto de ese perjuicio, todo ello partiendo del hecho de que no hay nada que el gobierno le dé a unos que, de alguna manera, directa o indirecta, hoy, mañana o pasado mañana, no le haya quitado a otros, todo lo cual viene a cuento por la iniciativa de Calderón para eliminar la tenencia, decisión del presidente ante la cual hay que preguntarse ¿a quién beneficia?, ¿a quién perjudica?, ¿cuánto cuesta?, y ¿quién paga?

 

¿A quién beneficia la eliminación de la tenencia? A quienes, año tras año, la pagamos, pago que, a partir del 2012, ya no tendremos que hacer.

 

¿A quién perjudica la eliminación de la tenencia? A quienes, en su calidad de clientela presupuestaria, se benefician del gasto de esos recursos a través de algún programa gubernamental, comenzando por los burócratas que los administran.

 

¿Cuánto costará la eliminación de la tenencia? Para responder tomo como referencia lo que, según la Ley de Ingresos de la Federación, se recaudará en 2010 por ese concepto: 21 mil 68 millones de pesos, equivalentes al 1.6 por ciento de la recaudación total del Gobierno Federal.

 

¿Quién pagará por la eliminación de la tenencia? La respuesta depende, uno, de si el gobierno hará un recorte en gasto equivalente a la recaudación perdida por la eliminación del impuesto y, dos, de si el gobierno compensará esa pérdida, o con algún nuevo impuesto, o con recursos tomados de alguna otra partida presupuestal. En cada uno de los casos hay alguien que pagará por la eliminación de la tenencia, ya sea recibiendo menos bienes o servicios de los provistos por el gobierno, ya sea pagando más impuestos, ya por una combinación de ambos.

 

Así las cosas, queda claro que la eliminación de la tenencia no solamente traerá beneficios para quienes, a partir del 2012, ya no tengamos que pagarla. También generará costos y perjuicios, perjuicios y costos que podrán enfrentar los mismos beneficiados con la eliminación del impuesto, dado que, en materia como lo es la eliminación de un impuesto, nadie sabe para quién trabaja, comenzando por el hecho de que, a todo lo largo de 2011, y para coches cuyo precio no sea mayor a los 250 mil pesos, el gobierno pagará la tenencia, lo cual quiere decir que los contribuyentes pagarán, indirectamente, dicho impuesto. ¿De dónde sacará el gobierno el dinero para pagar la tenencia? Del bolsillo de los contribuyentes. ¿Realmente, dejaremos de pagar la tenencia?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Más de 10,000 muertes por Covid-19 en México y la curva sigue en fase ascendente. El INEGI estima con su ETOE en 12 millones el número de personas que han perdido su trabajo, ¿se debe seguir manteniendo la economía cerrada?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• ¿Recuperación?
Ricardo Valenzuela
• El bien vs el mal
Arturo Damm
• 12.5 millones
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio
Arturo Damm
• Desconfianza