Pesos y contrapesos
Jul 9, 2010
Arturo Damm

Inflación, no tan mal

En materia de inflación las cosas no van tan mal.

Untitled Document

Lo he escrito en otras ocasiones: hoy la inflación ya no es la que era, pero sigue siendo, y lo sigue siendo de manera persistente, tal y como lo muestra el hecho de que, en lo que va del siglo XXI, retrocede en los años nones para avanzar en los pares, de tal manera que lo ganado en los primeros se pierde en los segundos, y la misma no termina por ceder. 2010 es año par, razón por al cual, según los “usos y costumbres” en la materia, la inflación “deberá” ser mayor que la del año pasado. ¿Cuánto? A ciencia cierta nadie lo sabe, ¡ni siquiera los economistas!, pero todo indica que terminará por arriba del 3.57 por ciento del año pasado.

Muestra clara de que nadie, ¡comenzando por los economistas!, sabe en cuánto terminará la inflación este año, la tenemos en la Encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado, que mes tras mes levanta y publica el Banco de México, y en la cual encontramos, entre otras cosas, la proyección de inflación de los economistas encuestados. En enero la expectativa de inflación para 2010 fue 4.93 por ciento; en febrero, 5.21; en marzo, 5.28; en abril, 5.19; en mayo, 4.94 y, en junio, 4.66 por ciento, expectativa que fluctuó, durante el primer semestre, entre un máximo de 5.28 y un mínimo de 4.66, expectativa que, a lo largo de los últimos seis meses, seguirá fluctuando, lo cual muestra que nadie, ¡ni siquiera los economistas!, saben cuál va a ser la inflación en 2010: en marzo creían que sería de 5.28 y en junio de 4.66 por ciento.

Independientemente de cuál vaya a ser el número final en materia de inflación, lo importante es que, en la mentada encuesta, se suman ya tres meses consecutivos, de abril a junio, con una expectativa de inflación cada vez menor:  5.28, 5.19, 4.94 y 4.66 por ciento, expectativa avalada por una inflación observada que, en los últimos tres meses, fue a la baja: enero, 4.46 por ciento; febrero, 4.83; marzo, 4.97; abril, 4.27; mayo, 3.92 y, junio, 3.69 por ciento. A lo largo del primer semestre se acumuló una inflación de 1.39 por ciento, de tal manera que, suponiendo que durante el segundo semestre la inflación mantiene el comportamiento que mantuvo de enero a junio (lo cual es mucho suponer, pero supongámoslo a mera de ejemplo), terminaremos el año con inflación de 2.78 por ciento, menor que la de 2009, que fue del 3.57, y la más baja en lo que va del siglo XXI, lo cual no sería algo menor. Pero, dicha suposición supone mucho suponer.

Comparemos. 1) Inflación acumulada de enero a junio de 2009, 1.28 por ciento; inflación acumulada de enero a junio de 2010, 1.39 por ciento. 2) Inflación promedio mensual durante el primer semestre de 2009, 0.21 por ciento; inflación promedio mensual durante el primer semestre de 2010, 0.23 por ciento. ¿Conclusión? En materia de inflación las cosas no van tan mal.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?
Arturo Damm
• El reto
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante