MARTES, 10 DE AGOSTO DE 2010
La imagen del PRI en EU

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Una buena plataforma ideológica y un sólido plan de gobierno son las piezas esenciales no sólo para que el PRI aspire a retomar la Presidencia de México sino también para la ineludible campaña que se requiere en Estados Unidos para derrumbar la tan repetida historia de su autoritarismo y corrupción.”


Untitled Document

Estamos a menos de 23 meses de la elección presidencial en México y en la ciudad de Washington, capital de Estados Unidos en la que resido, se empiezan a escuchar con creciente frecuencia preguntas sobre cómo sería la relación bilateral en la eventualidad de que el PRI regrese a la Presidencia.

Con la excepción de un puñado de auténticos expertos que sí entienden los asuntos mexicanos, la gran mayoría de los estadounidenses, incluidos sus funcionarios, académicos y empresarios prominentes, tienen una imagen caricaturesca de lo que pasa en nuestro país.

Y la caricatura que invariablemente acompaña a la mención del PRI en EU, es la del partido que “gobernó México autocrática y corruptamente durante 71 años.” Como toda frase publicitaria que se reitera en incontables ocasiones por muchos años, ésta se ha vuelto parte integral de la imagen del PRI en EU.

Tal situación no hubiera tenido importancia en la época en que la globalización era menos intensa y había forma de controlar la información que fluía de fuera del país, pero ciertamente ese ya no es el caso, y con frecuencia las noticias u opiniones generadas en el extranjero viajan de regreso a México magnificadas.

En adición, el crecido número de mexicanos que vive en Estados Unidos, que nadie sabe a ciencia cierta cuántos son pero que se estiman en millones, ha hecho obligatorio desde hace dos décadas hacer campaña política en las áreas de mayor concentración como Los Ángeles, Chicago y Nueva York.

Por su parte, prominentes funcionarios a cargo de seguridad nacional del gobierno de Barack Obama, expresan su preocupación sobre cuál sería la política de México respecto a la “guerra contra las drogas” de regresar el PRI a Los Pinos y si habría un cambio radical a ese respecto.

Es por ello que, a mi juicio, el PRI debe incorporar en su estrategia de campaña para el 2012 un esfuerzo importante por cambiar su imagen en Estados Unidos y aportar definiciones sobre la relación bilateral que propone, que permitan también neutralizar la rancia narrativa de autoritarismo y corrupción.

Ello plantea un reto fundamental al PRI que consiste en la imperiosa necesitad de definir una bien planteada plataforma ideológica y programática que precise su visión del país al que aspira gobernar, las metas que pretende alcanzar y los medios por los que propone hacerlo.

Hace diez años, cuando el PRI ya iba de salida del gobierno, escribí en esta misma columna dos artículos sobre el Nacionalismo Revolucionario, enunciado que pretendía caracterizar la ideología del PRI y que en los hechos no pasaba de ser una frase hueca que significó lo que cada Presidente en turno quiso.

Una rápida revisión de los avatares ideológicos del PRI desde su fundación en los años treinta del siglo pasado, muestra que el dichoso Nacionalismo Revolucionario se usó lo mismo para justificar las aventuras socialistas de Lázaro Cárdenas que para sustentar el liberalismo social de Carlos Salinas.

En estricto sentido, mientras se mantuvo en el poder el PRI no fue un partido político sino una maquinaria electoral de un peculiar sistema de gobierno que dotaba al Presidente en turno de amplios poderes, que incluían la designación de su sucesor y la definición ideológica de su administración.

Es por ello que los buenos intentos que se hicieron en varios momentos de esa época por delinear una plataforma ideológica, fracasaron, como cuando don Jesús Reyes Heroles al frente del PRI, sentenció que “primero vendría el programa y después el hombre,” en camino a la elección presidencial de 1976.

Desde que el PRI ha estado fuera de la presidencia tampoco ha logrado delinear una plataforma ideológica sólida y propositiva sino que se ha definido en buena medida por su oposición a los planteamientos de los gobiernos panistas, muchos de los que también fueron formulados por administraciones priístas.

De frente a la elección de 2012 creo que el PRI realmente debe definir concretamente cómo pretende encarar los gravísimos problemas que enfrenta México y que debe hacerlo antes de proceder a la selección de su candidato presidencial, como proponía Reyes Heroles.

Una buena plataforma ideológica y un sólido plan de gobierno son las piezas esenciales no sólo para que el PRI aspire a retomar la Presidencia de México sino también para la ineludible campaña que se requiere en Estados Unidos para derrumbar la tan repetida historia de su autoritarismo y corrupción.

• PRI

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus