MARTES, 21 DE FEBRERO DE 2006
¿Ya aprendieron?, cerdos infieles

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Por si quedaran dudas, el Presidente de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán advirtió que la lucha es contra los valores de Occidente, empezando por el valor de la libertad. ¿Aprendieron la lección, infieles del mundo libre?”


Nada menos que desde ese paraíso de paz y justicia que es Cuba, Gholam Alí Haddad Adel, presidente de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán, explicó:

 

“Esperamos que con la reacción digna y justa (sic) de los musulmanes en todo el mundo hayan aprendido una buena lección. Los anteriores exámenes no fueron aprobados. Veremos ahora qué nota sacan”.

 

Este pedagogo musulmán –entregado a la causa de educar a los infieles occidentales- visitó durante dos días Cuba, lugar en el que se debe haber sentido muy a su gusto, porque ahí no priva ese pernicioso anti-valor que se llama libertad, ni sus derivados como la tolerancia o la crítica, que –dice el mismo pedagogo, partidario de la consigna “la letra con bombas y ajusticiamientos de rehenes entra”- atentan contra los verdaderos valores de la humanidad.

 

Cuenta la corresponsal del periódico Reforma en La Habana, Cuba, Yolanda Martínez, que “el funcionario iraní también criticó la libertad occidental que, según dijo, afecta los valores de la humanidad”. Como muestra del carácter pernicioso de la libertad el pedagogo y legislador iraní citó el reciente episodio de la difusión de imágenes del profeta Mahoma publicadas en la prensa europea.

 

Y como muestra de la “reacción digna y justa” de los musulmanes podría haber citado, por ejemplo, lo que casi en esos mismos momentos ocurría en la sede del consulado de Italia en Libia, donde una turba de unas mil personas asaltó el edificio “en venganza, dijeron, por el gesto de un ministro del gobierno italiano, Roberto Calderoli, quien a principios de la semana vistió en público una camiseta con las viñetas de Mahoma”. En los disturbios murieron once personas al menos, cuando la policía libia abrió fuego para contener a los enfurecidos musulmanes.

 

Por lo visto, el Primer Ministro italiano Silvio Berlusconi aprendió la lección de los pedagogos del fundamentalismo musulmán y exigió la dimisión de su ministro Calderoli ¡por vestir dicha camiseta! A su vez, Calderoli a quién le preguntaban si estaba arrepentido por las supuestas consecuencias de su gesto respondió: “¿Yo arrepentido?, ¿estamos bromeando? Los atentados y la violencia de matriz islámica han iniciado mucho antes de que yo me pusiera la camiseta”.

 

No sólo eso: El asalto violento a la sede del consulado italiano en Libia se produjo inmediatamente después de un sermón incendiario lanzado el viernes desde una mezquita. Esa es la causa directa de la violencia: La prédica de la intolerancia y de la destrucción de los valores occidentales, a sangre y fuego, desde mezquitas y desde órganos de poder copados por el fundamentalismo, como el que preside el temible pedagogo Gholam Alí Haddad Adel.

 

Berlusconi, como muchos otros “infieles” occidentales aterrorizados y cobardes, se equivoca: La libertad no mata. Los fanáticos contra la libertad, sí.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus