Pesos y contrapesos
Feb 21, 2006
Arturo Damm

Crecimiento = Mediocridad

El comportamiento de la economía mexicana, en materia de crecimiento, ha sido, en los últimos veinticuatro años, mediocre: años buenos, seguidos de años malos.

El comportamiento de la economía mexicana, en materia de crecimiento, ha sido, en los últimos veinticuatro años, mediocre: años buenos, seguidos de años malos, de tal manera que lo ganado en los primeros se pierde en los segundos y el resultado final es la mediocridad. Entre 1982 (año en el que empezó el problema) y el 2005 (año en el que persistió) ha habido años de crecimiento elevado, pero no una época de crecimiento elevado y sostenido. Y lo primero, sin lo segundo, sirve de poco. Claro: peor es nada, pero el crecimiento elevado e intermitente sirve poco.

 

El siguiente cuadro muestra el crecimiento de la economía mexicana del 2000 al 2005.

 

Cuadro I

Año

Crecimiento del PIB

2000

6.6%

2001

-0.2%

2002

0.8%

2003

1.4%

2004

4.2%

2005

3.0%

Fuente: INEGI

 

Los datos muestran, claramente, el comportamiento mediocre del PIB, el Producto Interno Bruto, que es la producción de bienes y servicios que se realiza en el país. En materia de crecimiento, en los últimos seis años, ha habido de todo: años muy buenos (2000); años muy malos (2001 y 2002); años malos (2003); años buenos (2004), y de nueva cuenta malos, 2005, no tanto en términos absolutos, 3 por ciento de crecimiento, sino relativos: el crecimiento del 05 fue 28.6 por ciento menor que el del 04. La oscilación entre lo muy bueno y lo muy malo dio como resultado la mediocridad: el crecimiento promedio de la economía mexicana del 2001 al 2005, a lo largo de los cinco primeros años del gobierno foxista, fue 1.84 por ciento, mismo que no debemos calificar más que de mediocre, sobre todo porque no se mantuvo la tendencia hacia un mayor crecimiento del PIB.

 

Lo sucedido, en materia de crecimiento, en los primeros años del siglo XXI, reprodujo lo que, en dicha materia, ha sucedido desde 1982: después de un muy buen año (2000) siguieron dos años muy malos (2001 y 2002), uno malo (2003), uno bueno (2004) y, de nueva cuenta, uno malo (2005). Logramos, después de la caída del 2001, sumar tres años con una mayor tasa de crecimiento del PIB, y pasar de 0.8 (2002) a 4.2 por ciento (2004). Pero algo sucedió y el año pasado, con relación al antepasado, el crecimiento fue menor: no mantuvimos la tendencia alcista en la tasa de crecimiento del PIB.

 

¿Qué ha fallado? Muy sencillo: la creación de un entorno seguro y confiable para las inversiones del sector privado. Me explico: la inversión es todo gasto destinado a producir más y mejor, y el crecimiento de la economía se mide por el aumento en la producción de mercancías; por lo tanto la causa eficiente del crecimiento económico es la inversión, misma que depende, en primer lugar, de la seguridad, y por lo tanto de la confianza, seguridad que debe proveer el Estado, sus leyes y sus gobiernos, comenzando por la jurídica en torno a la libertad, la propiedad y el cumplimiento de los contratos, seguridad que debe tener como resultado la confianza de los inversionistas. Con pocas palabras: se requiere del Estado de Derecho, ese que en México no pasa de ser, en muchos casos, Estado de Chueco, en medio del cual no puede haber crecimiento elevado y, lo más importante, sostenido.

 

¿Qué tienen que decir al respecto quienes pretenden la Presidencia de la República?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
¿Qué problema se debe resolver de manera prioritaria?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Cifras
Víctor Hugo Becerra
• México: ¡Exprópiese!
Arturo Damm
• ¡Ya basta de abusos!
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos funestos
Arturo Damm
• ¿Cómo es posible?