MARTES, 31 DE AGOSTO DE 2010
Contabilidad fiscal fantástica

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Parece cada vez más claro que la economía de Estados Unidos marcha de regreso a una recesión pues los inversionistas privados están cada vez más preocupados por los extraordinarios niveles de deuda y gasto, por lo que no invierten.”


Untitled Document

Ante el ostensible fracaso de las medidas de estímulo fiscal de la administración de Barack Obama con el manifiesto propósito de consolidar la recuperación económica de su país, ahora se les ocurrió echarle imaginación para innovar la pauta utilizada para medir el impacto de sus políticas.

Como la tasa de desempleo se ha mantenido tercamente en 9.5% de la población económicamente activa y previsiblemente regresará a niveles superiores al 10% en los próximos meses, los burócratas del gobierno federal estadounidense iniciaron sus esfuerzos inventivos definiendo los “trabajos salvados” por sus medidas.

Hace muchos años, cuando leí La Guerra y la Paz de León Tolstoy, se me quedó grabada una serie de preguntas alusivas a la estrategia con la que el Mariscal Kutuzov derrotó en Borodino al ejército invasor de Napoleón, que concluían que era imposible determinar qué hubiera pasado si lo que ocurrió no hubiera sucedido.

Es decir, Tolstoy denunciaba la inutilidad del juego especulativo del historiador que pretende saber cómo se hubiera modificado el resultado de una acción bajo premisas o circunstancias diferentes. El mismo razonamiento es válido en la economía al contar los trabajos salvados o creados por el enorme gasto deficitario del gobierno de EU.

Si de por sí ya era inaceptablemente especulativa esta medida de la efectividad del gasto, se ha ido aún más lejos al inventar el concepto de “vidas tocadas” por los proyectos en los que se han gastado los recursos en los programas emprendidos por el gobierno de EU para “estimular” su economía.

El concepto de “vidas tocadas” lo inventó del Departamento de Energía del gobierno estadounidense pero aparentemente ya ha sido adoptado también por la entidad encargada por el Congreso de evaluar las acciones del Ejecutivo (Government Accountability Office, GAO), que suele ser una institución respetada y seria.

La definición del término “vidas tocadas” incluye no sólo a la gente empleada directamente en los proyectos emprendidos con el gasto público adicional del gobierno, sino también a las personas que de alguna manera han sido “apoyadas” por los dineros desembolsados en las obras emprendidas.

Los contratistas a cargo de llevarlas a cabo han sido instruidos que deben sumar al gran total de “vidas tocadas” a todos los trabajadores que hayan laborado por lo menos una hora en los proyectos realizados con los dineros del presupuesto de estímulo económico.

Ello significa que si alguien trabajó una sola hora en algunas de las obras que se han realizado con recursos de los programas de “estímulo” del gobierno de Obama, se considera que su vida ha sido “tocada” y pasa a ingresar a esta contabilidad fiscal fantástica que ahora se adoptado.

De acuerdo con el diputado republicano de Oregon Gregg Walden, el departamento de Energía ha gastado 1,900 millones de dólares, con los que generó 10,018 puestos permanentes de trabajo, lo que significa que cada uno de ellos le costó a la sociedad de Estados Unidos la friolera de 189,650 dólares.

Los cálculos relativos a cuánto costó cada “vida tocada” parecen más complicados. De acuerdo a un contratista importante del departamento de Energía, su empresa había “tocado” 4,527 vidas hasta marzo pasado con contratos por un monto de 471 millones de dólares, es decir, 104,042 dólares por “toque.”

Sin embargo el propio Departamento de Energía informa que el contratista en cuestión ganó proyectos por 1,200 millones de dólares creando 2,466 empleos –en su nueva denominación-, lo que significaría que las “vidas tocadas” por los 729 millones de diferencia, salieron apreciablemente más caras: más de 380 mil dólares cada una.

Al margen de la estupidez de esta aritmética fantástica e imposible de seguir, lo que parece cada vez más claro es que la economía de Estados Unidos marcha de regreso a una recesión pues los inversionistas privados están cada vez más preocupados por los extraordinarios niveles de deuda y gasto, por lo que no invierten.

Mientras tanto, en Alemania y otros países europeos dónde empezaron a recoger las velas del gasto público y adoptaron planes creíbles para restaurar el equilibrio fiscal en un plazo razonable, la economía y las expectativas mejoran y se consolida una robusta recuperación que, para no variar, casi ningún economista predijo.

Parece cada vez más claro que en el enfrentamiento entre parcos y manirrotos al que aludí anteriormente, los primeros, con Alemania a la cabeza, se perfilan vencedores mientras que EU, campeón de los manirrotos, parece ir al estancamiento y al desempleo por muchas vidas que haya “tocado” su fantástica contabilidad fiscal.

• Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus