LUNES, 6 DE SEPTIEMBRE DE 2010
El pensamiento mágico de los legisladores

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• ¿EL T-MEC está muerto?

Arturo Damm
• De mal en peor

Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Clotilde Hinojosa de Reynaud







“El senador Ricardo García Cervantes (PAN) acaba de hacer un descubrimiento que revolucionará la ciencia económica: hay bienes cuya demanda no es elástica o inelástica a su precio, sino que es elástica o inelástica a la voluntad de los legisladores. Esto se llama elasticidad mágica y merecería un Premio Nobel.”


Untitled Document

El senador Ricardo García Cervantes (PAN) acaba de hacer un descubrimiento que revolucionará la ciencia económica: hay bienes cuya demanda no es elástica o inelástica a su precio, sino que es elástica o inelástica a la voluntad de los legisladores. Esto se llama elasticidad mágica y merecería un Premio Nobel.

El senador dice que si le ponemos un impuesto adicional de 14 pesos a las cajetillas de cigarros (IEPS o impuesto especial o impuesto al pecado) se recaudarán en México cada año 34 mil millones de pesos más. Si es así, inferiría un economista convencional, el senador está presumiendo que la demanda  de cigarrillos es inelástica al precio, es decir: que la adicción al tabaco es lo suficientemente poderosa para hacer que los fumadores sigan comprando la misma cantidad de cigarros aun cuando el precio se haya elevado de un día para otro casi 50 por ciento (debe considerarse que una cajetilla de cigarros de los más caros cuesta hoy 30 pesos).

Pero a la vez el senador asegura que mediante ese impuesto disminuiría el consumo de cigarrillos y se obtendrían grandes beneficios para la salud pública. Es decir, a la vez nos está diciendo que la demanda de cigarrillos es elástica al precio final: a mayor precio, menor demanda.

Una persona que se guíe por la lógica tradicional dirá –como decía Aristóteles y han dicho miles de científicos a lo largo de la historia- que es imposible que una cosa sea y no sea a la vez y bajo el mismo aspecto. Es imposible que la demanda de cigarrillos sea al mismo tiempo elástica e inelástica al precio. Esa persona que se guíe por la lógica tradicional dirá que el senador panista está incurriendo en una flagrante contradicción. Pero lo que esa persona no sabe es que los legisladores, como García Cervantes, ven más allá de esas minucias de la lógica. Para ellos una cosa puede ser y no ser al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto. Por ejemplo, el PAN puede ser al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto adversario y aliado del PRD, y viceversa. No es contradicción, sino estrategia patriótica.

Se trata del pensamiento mágico que sólo los legisladores y algunos políticos entienden.

Me imagino que el senador García Cervantes especula que las cosas pueden funcionar de esta manera: Primer paso, ponemos el IEPS adicional de 14 pesos y los cigarros suben alrededor de 50 por ciento en su precio final al consumidor. Segundo paso, porque son adictos los fumadores siguen comprando la misma cantidad de cigarros que antes y, en consecuencia, el fisco recibe recursos por 34 mil millones de pesos para gastar. Tercer paso, los fumadores una vez que han comprado los cigarros al nuevo precio más caro son atacados de súbito por una percepción aguda de los terribles daños que causa a su salud el seguir fumando (para ellos, en cambio, porque además de adictos son idiotas, los daños a su bolsillo son irrelevantes) y entonces dejan de fumar. Es decir: los fumadores seguirán comprando cigarros ¡para no fumárselos!

Así, de esta manera mágica, el fisco recauda más y al mismo tiempo damos  un paso gigante en contra del tabaquismo lo que es un gran logro de salud pública.

Los simples mortales, seamos o no fumadores, no alcanzamos a entender este pensamiento mágico y sus alcances revolucionarios, pero debemos creer a píe juntillas en lo que nos propone el senador García Cervantes, por algo él es legislador y nosotros no.

Ah, pues será por eso. Aunque en mi pueblo a los que “razonan” como García Cervantes les llaman mentirosos o idiotas.

• Política mexicana • Democracia mexicana • PAN

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus