LUNES, 6 DE SEPTIEMBRE DE 2010
Cinco precisiones, Señor Presidente

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Godofredo Rivera







“Sólo cinco precisiones a cinco afirmaciones hechas por el Presidente Calderón en su informe de gobierno...”


Untitled Document

Sólo cinco precisiones a cinco afirmaciones hechas por el Presidente Calderón en su informe de gobierno:

1. “En mi administración se habrá conseguido la cobertura médica para todos los mexicanos, lo que sin duda es un gran logro.” Palabras más palabras menos, pero el Presidente sólo habla de números y no de la calidad de la cobertura. Para millones de mexicanos afiliados al IMSS ó al ISSSTE, no es un “gran logro” dicha afiliación, sino más bien una pesadilla onerosa. Y la razón es sencilla, dada la pésima atención en los servicios de clínica básica, muchos de estos mexicanos, especialmente los de clase media, terminan pagando doble, pues además de gastar en sus cuotas médicas obligatorias, tienen que hacer fuertes desembolsos en medicina privada, cuya atención y calidad es muy superior. Esto no lo aceptan los políticos y periodistas estatólatras, ni el presidente, simple y sencillamente porque jamás usan los servicios de la medicina gubernamental. Es muy fácil hablar desde un pedestal. En el caso del seguro popular, éste tampoco es un modelo de eficiencia, pues quienes tienen acceso en teoría a la cobertura médica (no afiliados de IMSS e ISSSTE) en su mayoría se tienen que atender vía la propia medicina gubernamental; si bien les va medio los atienden, pues tienen prioridad los afiliados; asimismo, a muchas pequeñas y medianas empresas les da el incentivo a no pagar sus cuotas a la cobertura médica, pues sus empleados podrían usar “de gorra” los servicios médicos gubernamentales. No, las administraciones panistas no entienden. No es fortaleciendo el monopolio médico gubernamental al estilo priísta como se logrará la calidad en la atención médica. Más hospitales y más hospitales sólo multiplican a la onerosa burocracia médica y no se garantiza la calidad del servicio. Correr a un médico ó enfermera incompetentes, afiliados al sindicato, es una odisea y muy rara vez ocurre. Que se entienda, sólo la competencia entre distintos oferentes médicos es lo que logra la verdadera eficiencia en la prestación de los servicios médicos. En vez de impulsar que las empresas puedan elegir libremente a su proveedor de salud, que la clase media, mediante una cuenta individual de ahorro médico, pueda escoger libremente a su proveedor de salud, que las instancias gubernamentales de salud compitan por atraer recursos con seguros médicos privados como en Chile, que los pobres tengan subsidio médico pero escogiendo libremente a su proveedor de salud, a las administraciones panistas les ha parecido aceptable el modelo monopólico priísta de salud. Qué tristeza. Eso sí, los contribuyentes ya luego tendremos que seguir pagando los gigantescos boquetes financieros de la desastrosa medicina gubernamental.

2. “En mi administración el gasto público social dirigido a los pobres ha llegado a niveles récord.” A diferencia de Fox, Calderón tiene una especie de obsesión socialista. Falsamente cree que multiplicando y multiplicando el dinero para combatir la pobreza los pobres saldrán de su estado de miseria. Nada más falso. Lo único que generan los cuantiosos subsidios es generar incentivos perversos para no trabajar. Que se entienda de una vez, el populismo es tan bueno con los pobres que los multiplica. La única manera exitosa de reducir la pobreza es generando riqueza vía el crecimiento económico, como sucedió con los tigres asiáticos. Todo político lo que debería presumir es que los subsidios focalizados y temporales para atacar la pobreza estén disminuyendo y los pobres también. Así lo hizo Chile con éxito, hasta que la izquierda regresó al poder. Ahora ya se anuncia que habrá apoyo a los pobres para adquirir receptores para que sus televisiones se adapten a la nueva era digital. Lo veo y no lo creo.

3. “Los cuantiosos subsidios al campo han vuelto a México a la senda exitosa de la exportación de alimentos.” Este discurso es muy peligroso señor Presidente. Replica la falsa nacionalista y estatista creencia priísta de que al campo hay que subsidiarlo y subsidiarlo para tener éxito. Nada más falso. Si algo se ha detectado en el propio gobierno es que muchos de los subsidios al campo no llegan a los campesinos pobres, sino a los más ricos, ó peor aún, a la mafiosa y dinosáurica organización campesina priísta de la CNC. México es, por ejemplo, una potencia agrícola en hortalizas. Y la causa no son los apoyos gubernamentales, sino las ventajas comparativas que por clima y suelo posee el país. EU, es un gran comprador, pues su ventaja comparativa no son las hortalizas, sino los granos. Por el contrario, México es cliente de EU en compra de granos, pues carece de ventajas comparativas en suelo y clima para producirlos. El PAN debería copiar el modelo agrícola exitoso neozelandés cuyo campo no recibe subsidio alguno y es un ejemplo de cómo ser potencia en la producción agrícola y de alimentos sin interferencia gubernamental. El modelo agrícola norteamericano y europeo, aún cuando superiores al modelo mexicano, por otorgar subsidios sólo a cambio de mayor productividad (en el caso mexicano ya hay seudocampesinos que no producen, sólo quieren estirar la mano y recibir subsidios; si no lo consiguen, cierran calles, secuestran funcionarios y queman tractores), no son el camino a seguir. México tiene una agricultura súper subsidiada (contrario a lo que los desinformados creen) de la cuál sólo se benefician los más ricos y la mafia campesina priísta. Más subsidios al campo sólo llevará a más campesinos a la miseria. Parece que en rubro del campo no le “cae el veinte” a las administraciones panistas.

4. “Más y más universidades para que se eduquen los jóvenes.” De acuerdo, la educación es un factor determinante para que el crecimiento económico se detone. Pero ésta no es labor de los burócratas. Más y más universidades, sin crecimiento del aparato productivo, sólo conlleva a que más y más jóvenes profesionistas estén desempleados, ó no trabajen en lo que estudiaron y, si son talentosos, emigren de México. Las universidades públicas no son un modelo para venderse al mercado. Se llenan de burocracia académica bien pagada y son una carga onerosa para el Erario, como lo ha demostrado en este espacio el profesor Santos Mercado. En los países asiáticos como Corea del Sur, la salida no es apostar a que más y más jóvenes vayan a la universidad. Más bien se enseña a ser productivo y responsable (no a vivir a expensas del gobierno como pregona la educación socialista) aún cuando no se asista a la universidad. Entrar a la universidad no es para todos y hay que aprobar un riguroso examen. Las universidades son muy buenas y en su enorme mayoría son privadas. El gobierno sólo se ha limitado a incursionar directamente en la educación básica, lo que no deja de ser una intromisión gubernamental, pero se hace de manera eficiente, siempre pensando en formar planes de estudios competitivos, como lo demuestran las evaluaciones internacionales de los jóvenes surcoreanos. Nuevamente, el PAN sólo sigue el modelo educativo estatista del PRI.

5. “En mi administración los créditos a las pequeñas y medianas empresas han alcanzado montos récord; el crédito alcanza un monto histórico de 200 mil millones de pesos.” Otra vez, la tragedia económica de no entender que los bancos de desarrollo sólo representan burocracia muy costosa. Aún cuando hoy trabajen con números negros, transfieren recursos valiosos del contribuyente, que luego terminan recibiendo empresas poderosas como Comerci, Vitro ó la hoy quebrada Mexicana de Aviación. Y luego, al terminar una administración se encuentran muchos proyectos improductivos impagables de pequeñas y medianas empresas. A lo largo del siglo XX los bancos de desarrollo sólo representaron pérdidas para los contribuyentes. No se entiende que el mejor apoyo a pequeños y medianos empresarios viene de bajar el número de trámites para hacer negocios con el gobierno, y lo principal, de mantener un esquema fiscal de bajos impuestos. Con tanto subsidio, Calderón, definitivo, ya no bajará los impuestos como había prometido (alza de ISR e IVA que prometieron sería temporal). Y que no sirva de pretexto la negativa priísta de entrarle a una seria reforma fiscal. Si el gobierno calderonista gasta en tanto subsidio injustificado, los impuestos no bajarán de aquí al 2012 (y si gana el PRI menos). Ya el Secretario de Hacienda dijo que es más importante garantizar el gasto público en ninis (terminejo acuñado por la izquierda española para describir a jóvenes vagos que ni estudian ni trabajan, y que nuestra izquierda mexicana ha retomado para exigir subsidios y más subsidios para estos vagos -por cierto no inflar la cifra metiendo a amas de casa que por voluntad propia no trabajan seglarmente y no reciben remuneración- cuya responsabilidad financiera debería ser de los padres y no de los contribuyentes que trabajamos duro) y en garantizar la gratuidad de las onerosas universidades públicas. Pobre contribuyente mexicano. Qué pena.

No tengo ninguna obsesión contra el presidente, como alguna vez acusó uno de mis lectores, pero como liberal no puedo pasar por alto los errores económicos de la actual administración. Las experiencias internacionales así lo demuestran y en ello me escudo.

Aquí le dejo amigo lector. Hay más cosas que precisar, pero por espacio aquí expongo las ideas que en mi opinión son las más importantes.

• Populismo • Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus